Cara a cara: ¿Quién sale más tocado de esta Eurocopa, Casillas o Del Bosque?

El capitán ha sido una gran decepción; por Pipi Estrada

Es de bien nacido ser agradecido. Y el capitán de la Selección ha quedado retratado por su egoísmo desmesurado y la falta de respeto hacia un seleccionador, y su cuerpo técnico, que le han apoyado contra viento y marea en sus momentos más difíciles entregándole además su confianza y su cariño. Iker era para Vicente mucho más que un futbolista, al que conoce desde los nueve años y ha visto crecer deportivamente. Con Del Bosque lo ganó todo, tanto en el Real Madrid como en la Selección.

Alimentó la confusión

Pero en este Europeo el jugador que más veces ha vestido la camiseta del equipo nacional no ha sabido gestionar de una forma generosa su situación con la jerarquía y altura de miras que exigía el asunto. Casillas ha dejado a su seleccionador al pie de los caballos, alimentando la confusión de que podría ser titular contra Croacia, cuando él sabía que eso no iba a ocurrir. La decisión de la titularidad de David De Gea la conocía antes de que comenzara a rodar la Eurocopa. La temporada del guardameta del Manchester United había sido muy superior a la suya en el Oporto, donde tuvo la mala suerte de que fuese también un desastre como equipo en la liga portuguesa.

Caos emocional

Lo que primero fue asumido y admitido para poder sumar otra Eurocopa, se convirtió en una decepción tremenda para Del Bosque. El seleccionador jamás pensó verse inmerso en una polémica en la que han llegado a tacharle hasta de mentiroso. Daba la impresión para algunos de que había fallado en una promesa inexistente de titularidad a Iker en el duelo con los croatas. Todo esto originó un caos emocional al ya ex seleccionador por culpa de la mala digestión deportiva que hizo el capitán de su suplencia a medida que pasaban los días. Aquí no hay dudas: de esta bronca sale mucho más tocado Casillas.

Se aferró al cargo y es el gran culpable; por José Luis Sánchez

Pichón, la complejidad de Iker Casillas cuando es suplente no es nueva. Le pasó con Mourinho, Ancelotti y se ha destapado de nuevo cuando Del Bosque le ha relegado. Y a Vicente del Bosque quería llegar. Hay un dicho en el fútbol: «Déjalo, antes de que te deje a ti». Al ex seleccionador esta Eurocopa le ha sobrado. Pero la cohorte de aduladores fue ocultando decepción tras decepción desde que levantara la Euro de 2012. No supo controlar los síntomas de la Confederaciones de 2013, ni aprendió del batacazo del Mundial de Brasil. Se aferró al cargo, la peor decisión.

Bombero sin manguera

Voy a contar una leyenda. Sé que Del Bosque es un gran gestor de grupos, generador de buen ambiente entre los menos habituales, y conseguidor de hábitats paradisiacos para las vacas sagradas... Hasta que hay que tomar decisiones. Iker le torció el gesto cuando el banquillo fue su morada. Y refrescaré la memoria. Xavi le retiró el saludo por verse suplente en Brasil; Torres demandó más cariño tras negarle una continuidad con España; a Villa le limpió en un sinsentido... y esos infelices contentos que decían ser los suplentes se vieron representados por Pedro. Demasiados incendios para quien no quiere ser bombero.

Vivir de crédito ilimitado

Decir que Del Bosque no ha sido el principal señalado de la Eurocopa de España es negar la realidad. Se quejaban los jugadores de la poca preparación. Italia, casi tres horas de entrenamiento antes de los octavos; España, baño y masaje. Después, Conte le retrató con una disposición táctica sobresaliente. Nuestro entrenador, impasible, inmóvil, sin variantes. Fue su sentencia incluso para aquellos acérrimos defensores. Se acabó aquello del «con lo que nos ha dado», «Vicente tiene crédito ilimitado». El fútbol es el momento, el hoy, el triunfo... y Del Bosque es pasado.