Marco, sigue así y no bajes la guardia

El Real Madrid, con rotaciones y sin sus dos mejores hombres del medio campo, Modric y Kroos, se enfrentaba al Betis, que en lo que va de temporada se está mostrando como un equipo muy fuerte y vistoso sobre todo en su estadio Villamarín. Zidane dispuso un 4-4-2 con Cristiano y Bale como delanteros y Lucas Vázquez y Asensio en las bandas. Y el Madrid comenzó bien y adelantándose en el marcador con un cabezazo de Asensio, que está otra vez muy enchufado.

En buena línea. A partir de ahí el Betis adelantó sus líneas, presionó la salida del balón y complicó mucho el contraataque de los blancos. Los de Setién pasaron a imponerse y lograron dar la vuelta al marcador. Al descanso se llegó con 2-1 y quedaba la duda de si el Real reaccionaría o sería el equipo monótono de la Liga. Pues bien, los de Zizou salieron en la segunda parte a apretar a su rival con un juego más fluido y muy pronto Sergio Ramos igualó de cabeza, especialidad de la casa. Asensio y Cristiano hicieron el tercero y el cuarto, certificando así que el Madrid parece haberse enganchado por fin a la buena línea también en la competición doméstica, a raíz de su gran victoria sobre el PSG. Y eso pese al susto final del tercer gol bético que no pasó a mayores por el tanto de Benzema.

Diferente. Marco Asensio es un jugador diferente. Si está al cien por cien tiene desborde, gol y una gran visión de juego, lo que le convierte en muy difícil de marcar. Está llamando otra vez con fuerza a la titularidad. En el Villamarín despachó un magnífico partido, con doblete goleador incluido, en línea con sus maravillosos doce minutos contra el PSG. Es el segundo máximo goleador del Madrid esta temporada. Marco, sigue así y no bajes la guardia.