Chung: ha nacido una estrella

El surcoreano elimina a Djokovic, su ídolo, en los octavos del Abierto de Australia.

El surcoreano elimina a Djokovic, su ídolo, en los octavos del Abierto de Australia.

Hyeon Chung, ha «nacido» una estrella. Las comillas en el nacido son porque realmente el tenista surcoreano, de sólo 21 años, ya apuntaba alto, pero vencer a Djokovic en los octavos del Abierto de Australia, un escenario ideal, un partido televisado en tropecientos países, que ha visto todo el mundo, es la confirmación, el salto. Chung ya fue capaz de tutear a Nadal en la tierra del Conde de Godó el año pasado. Le tuvo un rato contra las cuerdas, aunque terminó perdiendo, lo habitual contra el español sobre arcilla. También conquistó a finales de 2017 en Milán una especie de Torneo de Maestros sub’21 y de joven fue número dos del mundo júnior. No viene de la nada, se habla de Thiem, Rublev o Zverev como los jóvenes dispuestos a desbancar a la vieja guardia, pero él, en silencio, está también ahí. Sí sorprendió la contundencia con la que se impuso al serbio, en sólo tres sets (7-6 [7/4], 7-5 y 7-6 [7/3]), superando con frialdad los momentos complicados. «Cuando tuvo problemas, sacó unos golpes increíbles. Fue un muro en el fondo de la pista», admitió «Nole», que no quiso poner demasiadas excusas en que llevara seis meses sin jugar. «Hoy fue mejor», dijo.

Chung, tímido ante los micrófonos, aseguró que Djokovic es su ídolo y que trata de imitarlo. No hacía falta que lo dijera, se ve en algunos de sus movimientos y en algunas bolas a las que llega completamente estirado, desafiando a las leyes de la física. Es un asiático atípico porque no es pequeño ni delgado: mide 1,88 y sus piernas son un portento para correr y también para apoyarse y soltar poderosos golpes tanto de derecha como con su fantástico revés. Hasta en eso se parece a Djokovic. Pero lo que más llama la atención de su físico son sus gafas, parte fundamental de que sea tenista, aunque parezca mentira. Empezó a jugar con seis años y el médico le recomendó que seguir la pelota verde le podía ayudar con sus problemas de visión. «Tiene potencial para ser “top 10”, sin duda», piensa «Nole». Ahora es el número 58 del ránking, pero en su país el tenis no es un deporte popular y apenas lo conocen por la calle. Lo que sí tuvo que hacer para Corea del Sur fue cuatro semanas de servicio militar a finales de 2015. Chung se medirá en cuartos al estadounidense Sandgren, otra sorpresa, pues nunca había ganado un partido en un «grande» y ayer eliminó a Thiem. Por ese lado del cuadro se enfrentan también Federer y Berdych.