Vuelta a España

«La Vuelta de 2018 no puede comenzar sin saber el ganador de 2017»

Javier Guillén, el director de la carrera, espera una resolución del caso Froome antes del inicio de la carrera, en el mes de agosto

El ciclista británico Chris Froome
El ciclista británico Chris Froome

Javier Guillén, el director de la carrera, espera una resolución del caso Froome antes del inicio de la carrera, en el mes de agosto

“Tenía que haberse sabido a final del año 17, no ha podido ser. Tenía que haberse sabido antes del Giro de Italia y ojalá se supiera antes del Tour de Francia. Es un tema que debería estar resuelto antes del Tour por el bien del Tour, por el bien del Sky y por el bien del ciclismo en general porque además el Tour es el evento más importante que llega a mil cien millones de espectadores y todos nos merecemos tener una resolución antes de que empiece nuestra carrera más importante”, asume Javier Guillén, el director de la Vuelta, sobre el caso Froome. El corredor británico ganó la edición del año pasado de la carrera española, pero un resultado adverso por la elevada presencia de salbutamol en un control antidopaje tiene el palmarés en un limbo legal. “Lo que quiero es tener una resolución y es lo que me agradaría, pero me parece absolutamente necesario comenzar la Vuelta 2018 sabiendo quién ha ganado la Vuelta de 2017”, insiste Guillén.

Por el camino, Froome sigue compitiendo y ganando carreras. Se impuso en el Giro, que tampoco sabe si el palmarés al final de la carrera será el definitivo si el ciclista del Sky será sancionado y desposeído del triunfo. “El mero hecho de que estemos hablando en estos términos de la victoria en el Giro creo que no es bueno. Y ha sido un Giro espectacular, una última semana emocionantísima con un gran ciclismo, pero no tener una resolución nos hace hablar de cosas de las que no nos apetece hablar porque de lo que nos apetece hablar es del espectáculo deportivo”, asegura.

Guillén se ocupó del caso Froome y de las novedades técnicas del Tour, que introducirá una salida diferente en una de las últimas etapas, de sólo 65 kilómetros y con los ciclistas que continúen en carrera divididos por grupos a la manera de una parrilla de salida de Fórmula 1. “Éste es un deporte muy conservador. Cuesta mucho introducir innovaciones, que desde la Vuelta tengo que decir que funcionan porque a poco que hagas algo la gente se suma y a nivel de comunicación es muy importante. A mí me parece una idea brillante y genial y de tal simpleza que digo por qué no se nos ha ocurrido a otros antes. Hay que hacerlo porque es una propuesta deportiva que nos tiene a todo el mundo hablando y estamos hablando de cosas que queremos hablar. Y a partir de ahí si sale bien, implementémosla y si sale mal se varía, se hace otra cosa al año siguiente y ya está, pero no dejemos de hacer cosas”, dice.
El Tour condicionará también la participación en la Vuelta, aunque Guillén sólo espera que los que vengan rebotados de la carerra francesa no lo hagan por una desgracia. “A mí me gustaría que vinieran todos”, dice. “Soy muy optimista por lo que nos está llegando, sin que yo pueda confirmar nada nos gusta que Nibali diga que va a hacer la Vuelta, nos gusta que Aru parece que tiene la Vuelta en cartera, en Movistar con Alejandro [Valverde] y con Landa como mínimo contamos. Veremos si ojalá Nairo al final se puede sumar y a partir de ahí grandes nombres que puedan venir y con eso ya contamos con una buena competencia y competición”, añade.

El director de la Vuelta atendió a los medios en la presentación de lo que llaman la “edición más sostenible de la carrera” gracias a la campaña “Recicla vidrio y pedalea”, que se desarrolla por cuarto año consecutivo. La gran novedad es la participación de “cuadrillas” de voluntarios ambientales que se ocuparán de la recogida de residuos en ocho de las etapas más significativas de la carrera: Caminito del Rey, Alfácar-Sierra de la Alfaguara, La Covatilla, Faro de Estaca de Bares, La Camperona, Les Praeres, Lagos de Covadonga y Balcón de Vizcaya. Con ello se pretende concienciar de la necesidad de cuidar el medioambiente y luchar contra el abandono de residuos naturales. Una iniciativa que se realiza de manera conjunta con Ecovidrio, patrocinador de la Vuelta desde hace cuatro años, y con la Fundación Global Nature, que se encargará de formar a los formadores de los voluntarios. “Al ser el ciclismo un deporte que se disfruta en el medio natural, estamos muy concienciados con el problema del abandono de residuos en la naturaleza y no se nos ocurre mejor aliado que Ecovidrio para luchar contra este problema global”, reconoce Javier Guillén. Cuarenta municipios se han sumado ya a la iniciativa y han instalado contenedores especiales. De los residuos recogidos en ellos saldrán los trofeos de los ganadores de etapa.