Ciclismo

Etapa 6. El Castillo de Cullera, una subida de “estilo Vuelta” que puede hacer daño

El circuito final, por arrozales y carreteras estrechas, puede hacer daño en el grupo de los favoritos

Alejandro Valverde conversa con Enric Mas
Alejandro Valverde conversa con Enric MasManuel BruqueEFE

Los 158 kilómetros que recorren los ciclistas desde Requena camino del monte en el que se sitúa el castillo de Cullera deben servir para animar la carrera, que ha dado tregua a los favoritos después de una temporada exigente que enlazó el Tour con los Juegos Olímpicos.

El final está situado en un alto sobre el que se asienta el Castillo de Cullera. El último kilómetro y medio es en subida y esto dificultará mucho las opciones de los esprinters. Etapa rápida y llena incertidumbre. Propicia para la fuga o para algún rodador que pueda contar con su equipo para controlar la jornada”, explica Fernando Escartín en su comentario habitual en la web de la carrera.

Pero lo peor puede que no sea el final, una subida de 1,8 kilómetros con una pendiente media del 9 por ciento. El camino que lleva hasta ahí, por carreteras estrechas de arrozales, puede generar dificultades y cortes en el grupo. La subida final es de esas que ha dominado Alejandro Valverde en los últimos años.