Fórmula 1

Con coche tres años después

Alonso, muy optimista con el desarrollo del MCL32. «Tiene potencial», asegura

Alonso terminó noveno en los entrenamientos libres del Gran Premio de Bahréin. El finlandés Kimi Raikkonen (Ferrari) fue el más rápido en las primeras sesiones
Alonso terminó noveno en los entrenamientos libres del Gran Premio de Bahréin. El finlandés Kimi Raikkonen (Ferrari) fue el más rápido en las primeras sesiones

Alonso, muy optimista con el desarrollo del MCL32. «Tiene potencial», asegura.

Orgulloso de vosotros. Podemos pelear». Con estas palabras pronunciadas nada más concluir en quinta posición en el Gran Premio de Australia Fernando Alonso ofrecía una de sus caras más sorprendentes. El asturiano no se caracteriza por sus declaraciones optimistas y siempre es muy cauto para definir el rendimiento de sus monoplazas. Pero algo está viendo en McLaren con la llegada de la nueva unidad de potencia de Renault, sustituida por la denostada Honda, para mostrarse tan optimista. El equipo inglés ha hecho un esfuerzo muy importante, titánico, en los últimos meses, ya que cambiar de motorista a última hora (es decir, el pasado octubre) es casi una locura técnica para adaptarse a las exigencias del motor galo. Sin embargo, el quinto lugar conseguido refleja el trabajo bien hecho.

En Bahréin, donde este fin de semana se disputa la segunda cita del mundial, McLaren desprende ilusión por todos lados e incluso las mejoras probadas en el circuito del Emirato Árabe están funcionando. La escudería inglesa estrenó un pontón con un direccionador de flujo mientras que Vandoorne probó un nuevo ala de «T» en la parte trasera. Son soluciones que, poco a poco, en teoría, pueden ir mejorando el rendimiento del MCL32, aunque llama la atención que cada piloto tenga una novedad y no las dos en cada uno de sus coches.

Tres años después, Alonso cuenta con un monoplaza que puede llegar a ser competitivo, ya que puede pescar algún buen resultado, algo que en las pasadas campañas era ciencia ficción ante la falta de prestaciones del motor Honda. «No tengo una bola de cristal», bromeó, «pero creo que el coche tiene potencial. En los tests invernales tuvimos altos y bajos. En Australia pasó un poco igual, pero hicimos una buena carrera, con algo de suerte. Todavía nos queda mucho por desarrollar para alcanzar a los tres mejores equipos, pero esperamos que nuestro rendimiento crezca en las próximas carreras», apunta el piloto español.

Alonso puede hacer cosas muy grandes con un coche que no necesariamente sea el mejor, incluso que esté algunas décimas por debajo que sus rivales, y en esas están en McLaren. «En cuanto al desarrollo del coche estamos trabajando duro para traer actualizaciones a los próximos dos grandes premios que esperemos ayuden a nuestros chicos a plantar cara», dijo Eric Boullier, jefe de equipo de McLaren, al referirse a los grandes premios de Bahréin y China. «Como vimos en Melbourne, la competencia es feroz. No podemos dar nada por hecho y sabemos que, a pesar de haber rendido mejor que en los últimos tiempos, también nos beneficiamos de las circunstancias a nuestro alrededor», asegura.