CR, cuando menos es más

Cristiano, lejos de sus números habituales en Champions, ha explotado en el momento decisivo con cinco tantos al Bayern

Sólo había marcado dos goles en la fase de grupos y ninguno en el doble enfrentamiento ante el Nápoles de octavos. Así llegaba Cristiano a la eliminatoria contra el Bayern. Extrañamente tranquilo a pesar de un saldo nunca visto en Liga de Campeones desde que llegó al Real Madrid. 16, 10, 17, 12 y 10 habían sido sus cifras anotadoras en las últimas ediciones, por eso parecía claro que su momento tenía que llegar. «Me he preparado para estar bien en el último mes y medio», dijo en el Allianz después del doblete que ponía en ventaja al Madrid. Eran su tercer y cuarto gol en Europa este curso, dos tantos de oro para ver un poquito más cerca las semifinales.

Ayer volvía a ser un noche grande, donde los goles multiplican varias veces su valor. Y cuando más difícil se había puesto la cosa para los blancos, apareció el portugués. Encontró un hueco a la espalda de Boateng para cazar un cabezazo perfecto a pesar de la oposición de Lahm y en la prórroga se vio, antes de que volviera a marcar, que era el futbolista que podía definir el partido.

Probó a Neuer con un disparo seco desde lejos y después lo ejecutó dentro del área tras un buen control con el pecho. Llegaba a seis goles en ese momento, los mismos que anotó en su primera temporada europea con el Madrid. Le quedaba uno más, el séptimo, para dar tranquilidad al Bernabéu y culminar una jugada magnífica de Marcelo. Cristiano no tenía prisa por aparecer de verdad en esta Liga de Campeones. Había jugado más para el equipo y guardado fuerzas para los momentos importantes, como el de ayer, en el que llevó al Madrid a semifinales con un triplete.

«pido que no me piten»

«Lo único que pido al Bernabéu es que no me silbe, porque siempre doy lo mejor en cada partido y, aunque a veces no haga goles, siempre intento trabajar y ayudar», decía el portugués después del partido, en un día en el que el público poco le pudo reprochar. Tampoco su entrenador: «Ha metido cinco goles, qué te voy a decir. Siempre aparece en los momentos decisivos. Es un jugador especial».