Real Madrid

Cristiano, un goleador incansable

Tras superar a Raúl, busca más retos relacionados con el gol: la quinta Bota de Oro, el cuarto Pichichi... Es, junto a Navas, el único madridista que lo ha jugado todo.

El mensaje de Raúl en su teléfono móvil después de superar el récord histórico no fue un punto de llegada para Cristiano. Fue el de partida para el siguiente reto, el arranque del camino hacia el próximo récord que pulverizar en busca de quedar lo más alto posible en la historia del fútbol. Así es Ronaldo, y por eso ha alcanzado una cima que ni él pensaba posible la primera vez que se puso la camiseta blanca. No había fútbol en el Bernabéu aquel día, pero una multitud casi lo llenó para escucharle decir «¡Hala Madrid!». Desde entonces, 324 veces han gritado juntos el madridismo y su ídolo, el heredero del «7» de Raúl y de su registro de máximo goleador del equipo de las diez copas de Europa.

«Quería mucho este récord», dijo «CR7» tras los dos goles al Malmö: un momento para disfrutar antes de pensar en la próxima frontera. Ansía más títulos con el Real Madrid, porque cree «que tiene potencial para conseguirlos», pero a la vez busca seguir esculpiendo un palmarés excepcional, imposible para todos los que le precedieron en el oficio de vivir del gol. Va camino de los 31 años y los expertos le conceden dos o tres temporadas más al máximo nivel futbolístico y físico. Las lesiones no se han atrevido hasta ahora con su imponente musculatura, que él cuida con dieta de culturista y toda la profesionalidad posible. Los más cercanos le definen como un futbolista ultraprofesional, que va a hacer su trabajo y a dar lo mejor de sí mismo. Es especialmente meticuloso con la recuperación de los esfuerzos, a menudo tan importante como el entrenamiento previo. Las sesiones de crioterapia y los baños en agua helada forman parte del «después» de sus partidos y entrenamientos, sin importar que la hora sea muy avanzada en la noche. Luego, el sagrado descanso para, a la mañana siguiente, seguir avanzando en su carrera.

Más Pichichis

Tres trofeos de máximo goleador de la Liga acumula el portugués, los mismos que Messi y la mitad de los que consiguió el mítico Telmo Zarra. Otra motivación para el portugués, por mucho que le cueste hablar de su futuro de blanco más allá de la siguiente temporada. Dice que se siente cómodo y feliz en el Real Madrid, pero que nadie sabe lo que puede pasar. Una frase con muchas interpretaciones que no deja del todo tranquila a la grada del Santiago Bernabéu. Nadie ha metido más goles que Cristiano vistiendo la camiseta del Real Madrid, pero sí hay todavía un futbolista que le supera en Liga. Hugo Sánchez hizo 234, aunque ya tiembla ante la llegada de Ronaldo, que acumula 231. Al ritmo que va no necesitará más de tres partidos para ponerse a la altura del mexicano, uno de los grandes rematadores de la historia del fútbol, que también se rinde ante la voracidad del crack de Madeira.

En opinión del goleador del equipo de la «Quinta», Cristiano y él se parecen en el fuerte carácter, que les ayuda a marcar tantos goles, y en el espíritu ganador. «Necesitamos marcar para sobrevivir», explica. El mexicano se hizo famoso también por sus remates de chilena, una acrobacia que «CR7» intenta a menudo y que no acaba de dominar y encontrar el objetivo. Estuvo muy cerca de marcar una perfecta en el Bernabéu ante el Granada hace dos temporadas, pero lo evitó un paradón de Roberto.

50 goles en Liga

Cuarenta y ocho marcó el luso en su tercer trofeo Pichichi, pero quiere superar los 50 de Messi tres cursos antes. Ambos han cambiado el concepto de lo que es posible en el fútbol y se retroalimentan a la vez que se reparten los Balones de Oro. El último fue para Cristiano, que también es el futbolista con más goles anotados en una edición de la Liga de Campeones. Un registro (17) conseguido en el año de la Décima y que ya está amenazado por sí mismo. Entonces empezó con cinco goles en los dos primeros encuentros (tres al Galatasaray y dos al Copenhague), el mismo ritmo goleador que lleva ahora tras hacerle un «triplete» al Shakhtar Donetsk y el doblete del pasado miércoles en el campo del Malmö.

El New Stadium de la ciudad sueca quedará como el lugar donde Raúl, aquel «Ferrari» del que hablaba Hierro cuando el chico iba camino de superar a todos sus predecesores, es quien ahora toma el teléfono móvil para felicitar al nuevo bólido que se ha puesto en cabeza. Un coche con tanta gasolina que es el único, junto a Keylor Navas, que no ha entrado en la política de rotaciones de Rafa Benítez. El técnico es famoso por su cuidado en el reparto de esfuerzos, pero la estrella ha disputado los 8 partidos completos (720 minutos). Todos los posibles en lo que va de curso para un goleador incansable, el único indiscutible, según el propio técnico blanco. «Está él, y luego los demás, que son muy buenos», sentencia Rafa.