Don Felipe anima a mejorar el prestigio del deporte tras digerir la derrota de 2020

El Príncipe de Asturias ha subrayado hoy ante el presidente del COI, Thomas Bach, que España digiere su "gran ilusión insatisfecha"al no ver triunfar la "extraordinaria"candidatura de Madrid 2020, pero no desfallece en la determinación de llevar su deporte a mejores prácticas, formación y prestigio.

Don Felipe, que ha presidido la VIII Gala Anual del Comité Olímpico Español (COE), ha afirmado además: "Mantener el nivel de excelencia del deporte español es un reto difícil que asumimos con voluntad y con los mismos principios; como deportistas, como olímpicos y como españoles, trabajaremos en todo momento para conservar y acrecentar los éxitos que, juntos, hemos conseguido".

El Heredo de la Corona, que ha recibido la Orden Olímpica de Oro de manos del presidente del COE, Alejandro Blanco, y una placa conmemorativa que le ha entregado Bach, ha advertido asimismo de que el deporte "proyecta una serie de valores, como el juego limpio, el afán de superación o la solidaridad, que impulsan la mayor calidad humana"y que "deben ser guía para la educación"de los jóvenes.

Respecto al fracaso de la candidatura olímpica de Madrid 2020, ha recordado que la lucha por organizar esos Juegos "fue un objetivo que aglutinó a los representantes de las instituciones, los deportistas y la sociedad civil, dando una idea muy precisa y preciosa del sentimiento de unidad que el deporte puede generar en un país".

"Asumimos deportivamente esa victoria de un competidor, digerimos una gran ilusión insatisfecha y le deseamos unos brillantes y magníficos juegos a la ciudad de Tokio", ha recalcado el Príncipe, antes de añadir: "Pero no desfallecemos en nuestra determinación de continuar haciendo las cosas cada vez mejor, llevando el deporte español a mejores resultados, a mejores prácticas, a mayor inclusión, formación y prestigio".

Son momentos "de mirar con confianza e ilusión hacia nuestro futuro, en este caso deportivo", ha señalado ante las autoridades y deportistas asistentes a la gala -a quienes ha pedido perdón por la afonía que dificultaba la lectura de su discurso-, antes de agradecer a Bach su presencia y desearle "el mayor éxito al frente de la gran familia y movimiento olímpico mundial".

Ha felicitado a continuación a todos los deportistas galardonados esta noche y ha expresado su alegría por el hecho de que el atleta Manuel Martínez haya recibido la medalla de Bronce en lanzamiento de peso de los JJOO de Atenas 2004, "aunque sea casi diez años después de la competición", tras lo que ha comentado, en tono distendido: "La verdad es que siempre pensé que tenías cara de medallista".

Después de insistir en dejar claro que la candidatura de Madrid 2020 era extraordinaria y que con ella los españoles pusieron en práctica "los mejores valores olímpicos", don Felipe ha precisado: "Las futuras candidaturas a organizar unos juegos son harina de otro costal y no nos corresponde aquí debatir o determinar ese futuro".

"Sí, en cambio, nos importa y nos compromete velar siempre por ampliar y profundizar la práctica deportiva, junto a los principios y valores de la Carta Olímpica en los que creemos", ha agregado el Príncipe, quien ha resaltado que España "es una potencia deportiva de primera magnitud en muchas disciplinas", con una mención especial al deporte femenino y a la "pujanza"del deporte paralímpico.

"Todo ello ha sido posible gracias a mucho esfuerzo, trabajo y un gran espíritu de lucha que sintetizan muy bien lo mejor del carácter español", unos principios que "han sido acompañados por políticas sensibles al deporte, conscientes de sus beneficios y potencialidades", ha argumentado el Heredero de la Corona.