El año de Cristiano

Messi fue Bota de Oro la temporada pasada y en la clasificación del pichichi Diego Costa está ahora por delante, pero el rey del año 2013 ha sido Cristiano Ronaldo. 69 goles en doce meses son los argumentos de su reinado, que comenzó con un disparo cruzado con la izquierda frente a la Real Sociedad y terminó el 29 de diciembre con un remate de cabeza en Mestalla. En medio, 67 celebraciones más, 59 con el Real Madrid y 10 con Portugal. Los últimos tres con su Selección sirvieron para llevar a los lusos al Mundial de Brasil y dejar fuera de la gran cita de 2014 a Ibrahimovic, segundo en la tabla de anotadores de 2013. Por detrás aparecen Messi, Luis Suárez, Cavani y Lewandowski... Los mejores delanteros centro del mundo, que no han conseguido ser tan eficaces como «CR7», que de juvenil era un extremo con mucho futuro y se ha convertido en un futbolista total, decisivo en cualquier posición del ataque. Y capaz de anotar goles de todo tipo.

Un vistazo a sus remates es suficiente para confirmar la riqueza de su repertorio. Ha marcado 37 tantos con su pierna buena (la derecha), 18 con la izquierda y 14 con la cabeza. Su enorme capacidad de salto le ha convertido en uno de los mejores cabeceadores y de esta forma dio el primer paso del Madrid en los octavos de la «Champions». Fue en el Bernabéu, ante el Manchester United y con la ayuda de Di María. El argentino puso un magnífico centro desde la banda y Cristiano se elevó por encima del defensor para poner la pelota junto al palo de la portería de De Gea. También anotó en al vuelta y pidió perdón al público, porque Old Trafford había sido su primera casa en el fútbol de máximo nivel.

Era el mes de marzo, uno de sus más discretos en cuanto a rentabilidad (5), que se disparó en septiembre. En el primer mes completo de la temporada actual se destapó con 12 goles, para cerrar una racha de dos partidos seguidos en Liga sin marcar (Betis y Granada). Algo habitual para los «mortales», pero no demasiado habitual si el protagonista es Cristiano. Noviembre (11 tantos) ha sido su segundo mejor mes, mientras que el podio lo cierra enero con 10 dianas.

Es difícil encontrar una laguna anotadora en un delantero que desde que llegó al Madrid suma más goles que partidos. Nadie en el club blanco lo ha hecho en la historia, y eso que en los libros que recogen el pasado madridista aparecen los nombres de Gento, Di Stéfano, Puskas, Hugo Sánchez o Butragueño. Sólo el húngaro se acerca al gol por encuentro, mientras que «CR7» lo supera, como ha hecho en 2013 cuando ha subido su promedio hasta casi el 1,2.

Una locura en otros tiempos, pero habitual desde que él y Messi dominan el planeta fútbol. Sólo Diego Costa se ha atrevido esta temporada a retarlos, aunque, hasta para el brasileño, Ronaldo es el que más merece el Balón de Oro: «Se lo daría a él antes que a Leo o Ribèry», reconocía ayer el delantero rojiblanco, ante la pregunta de quién se llevará la pelota dorada el 13 de enero en Zúrich. Por goles, Ronaldo ha sido el ganador indiscutible del año que ahora se termina y también en regularidad. Ha jugado casi todo sin contratiempos físicos y Messi ha tenido que parar.