El CSD sospecha de más cuentas hinchadas de la Federación

En el Consejo piensan que también puede haber anomalías en subvenciones destinadas a campos de fútbol. Cardenal: «Debemos ser rigurosos con el empleo del dinero público».

Es la Federación de Fútbol lo que preocupa a Miguel Cardenal, mientras que estos días, el baloncesto no le da quebraderos de cabeza. Ayer, el presidente del Consejo Superior de Deportes estuvo en la firma de la ampliación por cuatro años del contrato de Scariolo al frente de la Selección. «Estamos extraordinariamente satisfechos del trabajo del equipo que gestiona la Federación», dijo Cardenal
Es la Federación de Fútbol lo que preocupa a Miguel Cardenal, mientras que estos días, el baloncesto no le da quebraderos de cabeza. Ayer, el presidente del Consejo Superior de Deportes estuvo en la firma de la ampliación por cuatro años del contrato de Scariolo al frente de la Selección. «Estamos extraordinariamente satisfechos del trabajo del equipo que gestiona la Federación», dijo Cardenal

En el Consejo piensan que también puede haber anomalías en subvenciones destinadas a campos de fútbol. Cardenal: «Debemos ser rigurosos con el empleo del dinero público».

«El tema de fondo es que los ciudadanos tengan la garantía de que hay una comprobación exhaustiva del empleo del dinero público y que cuando se alcanza la conclusión de que no se ha empleado de una manera adecuada se solicita que sea devuelto», decía ayer Miguel Cardenal, presidente del Consejo Superior de Deportes, acerca de la petición del Consejo para que la Federación justifique una subvención que recibió para crear escuelas de fútbol en Haití, como ha hecho en países como Arabia Saudí y China, y que nunca se llevó a cabo.

No es la primera vez que el CSD y la Federación Española, Cardenal y Ángel María Villar, presidentes de ambas instituciones, chocan por un asunto grave y, según ha podido saber este periódico, no va a ser la última que sucede. En el Consejo se sospecha que la Federación tiene otras cuentas hinchadas de subvenciones que recibió en su momento. Aún se está en proceso de estudio, pero se teme que las hayan justificado con proyectos que nunca se llegaron a hacer o que las cuentas se hincharon. Las nuevas miras se dirigen a subvenciones que debían ser destinadas a la construcción de campos de fútbol y los números son chocantes. Se habla de mayores cantidades de dinero (ocho millones), que la Federación, como en el caso de Haití, tendría que justificar.

«El Consejo tiene la obligación de ser riguroso con el empleo del dinero público y ha sido su determinación desde el primer momento, y eso nos ha comportado situaciones incómodas. Ya he hecho frente a varias querellas criminales», decía Cardenal.

Ni ellos lo ocultan ni a nadie se le escapa que ni Cardenal ni Villar se pueden ver y que los «disparos» entre ambas instituciones van a continuar en el tiempo. «El incumplimiento de la ley es innegociable», aseguraba Cardenal, que insistía en que no quería hacer de este asunto «una cuestión personal», pero reconocía que la guerra viene de lejos: «Se han convocado huelgas en el fútbol aficionado y eso no respondía más que a un intento de parar estos procesos, pero ni se ha acabado el fútbol aficionado ni han desaparecido los clubes», continuaba frente a los medios de comunicación. El CSD ya había pedido a la Federación que justificase la subvención recibida para Haití. «De acuerdo a la ley de subvenciones se ha llegado a la conclusión de que ese dinero debía devolverse. Eso ya se trasladó hace tiempo a la Federación y por eso se ha pedido el reintegro», explicaba Cardenal.

Con la firma del tesorero Juan Luis Larrea, la Federación justificó que la subvención se había gastado en porterías y otros materiales futbolísticos, que, según certifica el Consejo Superior de Deportes, en ningún momento correspondía con el gasto que se anotaba en las cuentas de la Federación. Cardenal pidió tiempo para analizar el caso: «Siempre realizamos comprobaciones oportunas, pero requieren rigor y la seriedad de una Administración Pública y no se generan en una hora».

Lo que Cardenal no quiso aclarar es qué sucedería si la Federación devuelve íntegra la cantidad, si entonces recibiría una sanción. «Es prematuro», aseguró el presidente del CSD.