El domicilio de Rosell recibió tres disparos estas Navidades

La puerta del garaje de la casa familiar del ex presidente recibió tres disparos. Uno de los balines fue recogido por los Mossos d'Esquadra, que están investigando su procedencia
La puerta del garaje de la casa familiar del ex presidente recibió tres disparos. Uno de los balines fue recogido por los Mossos d'Esquadra, que están investigando su procedencia

Las amenazas y los ataques que en las últimas semanas han sufrido la familia del ex presidente del Barcelona, Sandro Rosell, y su domicilio familiar, parecen estar relacionados con el proyecto que tenía de crear, dentro del estadio del club, una especie de «grada joven», en la que se situarían los aficionados de menor edad, según han informado a LA RAZÓN fuentes conocedoras del asunto. Por parte de los Mossos, según las citadas fuentes, se advirtió a la presidencia del club que la iniciativa podría conllevar la reacción de los elementos más extremistas de los aficionados barcelonistas, en especial los llamados «Boixos Nois», y el proyecto quedó, de momento, aparcado.

La familia Rosell ha llegado a presentar hasta nueve denuncias por las amenazas y ataques. La más grave se produjo las pasadas Navidades, cuando individuos desconocidos dispararon en tres ocasiones con un arma de balines contra la puerta del aparcamiento de la vivienda unifamiliar del ex presidente azulgrana. Uno de los proyectiles fue recuperado por los Mossos, que tratan de identificar a los autores de la agresión.

En contra de lo que se había informado a lo largo de la mañana de ayer, la familia Rosell denunció todos y cada uno de los ataques y amenazas, de los que, a la hora de cerrar esta edición, no se tenían más detalles, ya que los responsables de los Mossos optaron, desde un primer momento, por llevar el asunto como algo «confidencial» que no debía trascender a la opinión pública.

Rosell, al anunciar el jueves su dimisión en una comparecencia de prensa, desveló que, «desde hace tiempo», tanto él como su familia han sufrido «en silencio amenazas y ataques» que le han hecho pensar «si ser presidente significa tener que poner en riesgo» a su familia. Según los medios consultados, estos hechos habían afectado a dicha familia, en especial los disparos efectuados durante las pasadas Navidades.

Tras las primeras noticias contradictorias y después de que una televisión mostrara una de las denuncias, los Mossos d'Esquadra confirmaron ayer por la tarde que, efectivamente, el entorno de Rosell ha presentado denuncias por estos hechos, en contra de lo sostenido hasta ese momento, cuando fuentes de la Policía catalana habían afirmado que no tenían conocimiento de ninguna denuncia interpuesta por Rosell o su entorno por estos u otros hechos. Las denuncias interpuestas por la familia de Rosell fueron catalogadas como «información confidencial», por lo que sólo un reducido núcleo policial tenía conocimiento de ellas. El nuevo presidente, Josep María Bartomeu, habló ayer de circunstancias personales y de seguridad, como la causa principal del adiós de Rosell a su cargo de dirigente.