El equipo es una caricatura

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

El Real Madrid visitaba el nuevo San Mamés con la necesidad de conseguir la victoria para defender el liderato de la Liga. Y de nuevo vimos una caricatura del magnífico equipo que deslumbró en 2014. La derrota sufrida en Bilbao ha hecho saltar de nuevo todas las alarmas del club. No es una derrota cualquiera, es un contratiempo que el próximo 22 de marzo llevará a los blancos a su decisiva cita con el Camp Nou con una casi segura desventaja en la clasificación, si el Éibar no lo remedia el próximo fin de semana. Que ya veremos...

Lentitud y mucho toque

Los aficionados se preguntan qué fue del equipo que con 22 victorias consecutivas dibujaba un fútbol de ensueño y encontraba la meta rival con una facilidad pasmosa. Sus registros llevaban camino de batir todos los récords de la competición doméstica. El sábado, tras el partido, Ancelotti dijo que no había conexión y que se jugaba a demasiados toques, todo eso es cierto. Pero siguen faltando también tres jugadores decisivos en el buen funcionamiento del conjunto: Sergio Ramos (el auténtico líder de este Madrid), fundamental por todo lo que aporta y necesario para sacar rápido y con criterio el balón de la defensa. Y en medio campo, Modric y James, dos hombres que piensan muy rápido y que dan una gran velocidad a la circulación del juego blanco.

Nada está perdido

Esta circunstancia es muy necesaria para lanzar el ataque de la BBC. Este trío atacante sólo necesita de esa frescura y velocidad mental en medio campo para que de nuevo vuelvan a sembrar el terror en todas las defensas rivales. Y quiero mandar un mensaje de optimismo a la parroquia blanca. Nada está perdido todavía y este equipo llegará con buenas sensaciones al último tercio de campeonato. Ahí, como siempre, es donde se decidirán los títulos más importantes, Liga y «Champions League». Y quiero creer que este Madrid estará ahí para luchar por ambos.