MENÚ
viernes 19 julio 2019
04:21
Actualizado

Barcelona: un punto menos para el alirón

Pese a que el Atlético se acerca, el equipo de Valverde, pendiente de la Champions, da por bueno el empate ante el colista Huesca. Para ser campeón de Liga le vale con ganar los partidos de casa

  • Ousmane Dembele recibe la falta de Pulido
    Ousmane Dembele recibe la falta de Pulido /

    Ap

Tiempo de lectura 4 min.

13 de abril de 2019. 23:17h

Comentada
Francisco Martínez.  13/4/2019

Las circunstancias a veces hacen que se den por buenas situaciones que normalmente se considerarían malas, una locura, incluso. «Cuando cambias muchos futbolistas jugar tiene una dificultad. Podíamos haberlo hecho mejor pero, en líneas generales, estamos contentos», dijo Valverde. Su Barcelona, el líder, acababa de empatar con el Huesca, último clasificado. 49 puntos de diferencia hay entre un equipo y otro, por no hablar de un presupuesto 20 veces superior. Pero la cabeza del técnico y la de los barcelonistas está un poco más allá: en el partido del martes contra el Manchester United, la posibilidad de romper la maldición de los cuartos de final en la Liga de Campeones después de vencer 0-1 en la ida en Inglaterra. Por eso Valverde recurrió a un equipo experimental: tres debutantes en LaLiga (Todibo, Wagué y Riqui Puig), un sistema apenas utilizado, con tres centrales; y futbolistas que nunca habían jugado juntos más allá de los entrenamientos. El resultado de todo eso fue un empate: 0-0 en un partido que estuvo más cerca de ganar que de perder, pese a que el Huesca sí se la jugaba de verdad. «La salvación cada vez es más complicada porque no ganamos», opinó Francisco, el entrenador de los aragoneses. Tienen muy difícil seguir en Primera el próximo curso.

«Estábamos todos pensando en el Manchester, los que estamos aquí y los que se quedaron en casa», dijo, sincero, Arturo Vidal. El Barcelona, con la regularidad de toda la temporada, rematada con el último triunfo ante el Atlético, se ganó una ventaja al frente de la clasificación que ahora le permite especular. En casa se quedaron Piqué, Luis Suárez, Busquets, Rakitic, Messi... El encuentro sirvió para que descansaran ellos y para que tomaran protagonismo Todibo, que estuvo bien; o Riqui Puig, que se hizo notar. O para que Dembélé disputara sus primeros minutos en un mes, una vez superada su lesión. También para comprobar que Boateng no ha cuajado. El delantero ha jugado poco y cuando lo ha hecho, no ha aportado demasiado. El Atlético venció su partido con el Celta y la distancia se reduce: ahora son nueve puntos de ventaja del Barça respecto a los rojiblancos. Pero el conjunto azulgrana ha llegado a una situación en la que cuenta los puntos para atrás: el de ayer es uno menos para el alirón. Quedan 18 por disputarse, por tanto, las cuentas son claras: con ganar la mitad de ellos, será campeón independientemente de lo que haga su rival madrileño. Con ganar los que tiene en casa (Real Sociedad, Levante y Getafe) le sirve, aunque cuanto antes finiquite matemáticamente el campeonato, mejor podrá centrarse en intentar reconquistar la Champions, si es que logra superar al United, contra el que jugó un buen partido defensivo en la ida, pero con algunas lagunas cuando tenía el balón en los pies.

El calendario no da tregua: la semana próxima son dos encuentros (Champions-Liga), la siguiente, otros dos (Liga-Liga) y las dos siguientes también podrían ser de doblete (Semifinales de Champions [si se clasifica]-Liga, en ambos), de ahí que es probable que lo visto ayer se repite en próximas jornadas del campeonato doméstico. El despiste tendría que ser histórico para no repetir título.

Últimas noticias