Actualidad

Las zapatillas Nike de Kipchoge contra un hombre descalzo

El pasado fin de semana se batió el récord del mundo femenino de los 42.195 metros y se bajó por primera vez de las dos horas en la distancia en categoría masculina, lo que ha abierto el debate acerca del dopaje tecnológico de las zapatillas.

En un mundo en constante evolución el deporte de élite sirve como escaparate para la tecnología más avanzada. La guerra entre puristas y "evolucionistas"(si se permite el término) ha tenido su último debate en las zapatillas que usó Kipchoge para bajar de las dos horas en Viena, o las ZoomX Vaporfly Next% que calzaba Brigid Kosgei cuando rebajó en 81 segundos el récord de 2003 de Paula Radcliffe.

Publicidad

El debate sobre el posible dopaje tecnológico de las zapatillas se trasladó desde el mundo del atletismo al ciudadano de a pie. Entre las diversas posiciones y argumentaciones solo una cosa está clara, a día de hoy las zapatillas, que por su suela de espuma y a su placa de fibra de carbono integrada reduce mejora la economía de carrera, son legales.

La IAAF todavía no se ha pronunciado sobre el tema, a pesar de que la comunidad (y las marcas de zapatillas deportivas) piden ya una decisión que aclare el futuro del atletismo. La situación recuerda a la de 2009 en la natación, cuando los denominados "bañadores mágicos"de poliuretano acabaron siendo prohibidos por la FINA pero sus récords se mantuvieron (50 braza y 50, 100, 200, 400 y 800 libre masculino siguen vigentes a día de hoy).

El récord mundial de maratón lo tiene desde septiembre del año pasado el mismo Eliud Kipchoge, con una marca de 2:01:39 en Berlín, diez minutos y veintiún segundos menos que el récord mundial de maratón sin zapatillas.

Probablemente corredor descalzo de maratón más famoso fue Abebe Bikila. El legendario campeón etíope llegó a los Juegos de Roma en 1960 y el proveedor oficial de calzado se había quedado sin su número. Decidió correr descalzo y ganó el oro, el primero de la historia para el África negra. Al año siguiente defendió el título, ya calzado, en Tokio batiendo el récord del Mundo.

Publicidad

Pero la actual plusmarca mundial de la distancia corriendo descalzo, la ostenta el indio Shivnath Singh. Con un tiempo de 2:12:00, que sigue siendo el récord de su país, el fondista, que siempre corría sin zapatillas, lo logró en Jalandhar en 1978, dos años después de haber sido undécimo en los Juegos de Montreal.

Un récord que la tecnología nunca podrá romper, hace 41 años un hombre corrió un maratón en 2 horas y 12 minutos descalzo, en plena polémica de las zapatillas Nike sería interesante ver si alguno de los atletas actuales sería capaz de batirlo.

Publicidad