Final Europeo Sub'21: España completa la revancha ante Alemania

Los goles de Fabián y de Dani Olmo le sirvieron para derrotar a Alemania (2-1) en la final y recuperar un título que ganó por última vez en 2013

Los jugadores de España celebra su triunfo ante Alemania en la final / Reuters
Los jugadores de España celebra su triunfo ante Alemania en la final / Reuters

Los goles de Fabián y de Dani Olmo le sirvieron para derrotar a Alemania (2-1) en la final y recuperar un título que ganó por última vez en 2013.

España completó la revancha y vuelve a mandar en el fútbol europeo. El título que se escapó hace dos años ante los alemanes regresa ahora de vuelta a casa. Con sufrimiento, pero sin que la selección perdiera en ningún momento su identidad.

Las llaves del título las tenía guardadas Fabián en su pierna izquierda. El centrocampista del Nápoles no tiene miedo para jugar y tampoco para disparar. Su juego ha guiado a España hasta el partido decisivo y su zurda la llevó hasta el título. Madrugó para marcar el centrocampista español, que demuestra una madurez en su juego muy superior a la que muestra su edad. Da la sensación de que el partido se juega a su ritmo, con una autoridad comparable a la que ejercía Fernando Redondo en el centro del campo del Real Madrid de las primeras Copas de Europa en color. A la presencia y al mando del argentino en el centro del campo añade una pegada desde lejos que le ha servido para desatascar algún partido y para acercar a España al triunfo ante Alemania.

Fabián manda y ejecuta, pero no está solo. Echó de menos más presencia de Ceballos, imprescindible durante todo el torneo y el mejor socio de Fabián. Pero el madridista tuvo un paso discreto durante muchos minutos de la final.Después del gol España siguió apretando, presionando arriba e impidiendo que los alemanes iniciaran su juego con comodidad. El partido se jugaba en el terreno de los alemanes, que no sabían cómo cruzar la línea del centro del campo.

Los de arriba corrían para impedir los pases en defensa de los alemanes y por detrás quedaban Marc Roca y Fabián para resolver lo que les llegara. Pero si la pelota pasaba, aparecía Vallejo en el fondo para taponar. El capitán español vio la amarilla por una patada a Waldschmidt, pero el castigo podía haber sido mayor. La patada en el aire a la tibia del «10» alemán fue dura, pero la revisión del VAR no reclamó una pena mayor.

España mandó durante gran parte del encuentro, pero también supo resistir cuando Alemania se despertó y amenazaba la portería de Sivera. Fueron minutos de tensión los primeros del segundo tiempo, pero España se hizo fuerte también en el fondo. Vallejo mandaba, contenía y aburría a los alemanes, que no encontraban la manera de llegar hasta Sivera. Lo intentó Waldschmidt desde lejos, pero el acierto que mostró en la semifinal ante Rumanía no le acompañó ante España.

Vallejo era el líder de la defensa y también sabía comenzar el contraataque de España. De una pelota que cortó en el borde del área de España nació el segundo gol gracias a la decisión de Fabián y a la astucia de Dani Olmo. El contraataque pareció perderse en los pies de Ceballos, que no encontraba la manera de disparar a portería, pero los caracoleos del «10» español encontraron un amigo a su espalda. Fabián, que llegaba por detrás, disparó, pero esta vez el guardameta estuvo acertado para detener el remate. Dani Olmo esperaba su oportunidad y llegó antes de que pudiera reaccionar el portero para meter la pelota por encima con una vaselina.

El jugador del Dinamo de Zagreb hizo un esfuerzo físico enorme en defensa además de ofrecer siempre una salida por los costados para sus compañeros. Se le podía ver en el extremo derecho en ataque y en el lateral izquierdo en defensa en la jugada siguiente. Siempre dispuesto a la ayuda, siempre trabajador. Y siempre útil para el equipo. Por algo fue elegido el mejor del partido.

El segundo tanto de España no sirvió para desanimar a Alemania, que quería retener el título conseguido hace dos años. Los jugadores de Steffan Kuntz continuaron apretando y dieron emoción a los últimos instantes con el tanto de Amiri. Vallejo intentó despejar de cabeza el disparo lejano del alemán, pero su empeño defensivo acabó sirviendo para despistar a Sivera, que no pudo evitar que la pelota se le metiera por encima.

España aguantó el 2-1 hasta el final para recuperar un título que ganó en 2013 por última vez. La generación de Isco, Morata, De Gea, Rodrigo y muchos más ya tiene herederos. España consigue el título por quinta vez y llega a los Juegos Olímpicos con las sensaciones del campeón. España vuelve a ser la referencia en el continente.