Fútbol

¿Está asustado el Barça ante la posible oferta de Florentino por Neymar?

La Razón
La RazónLa Razón

Vuelve el canguelo al Barcelona; por Alfredo Duro

Miedo, pánico, terror, desasosiego... Pon las palabras que quieras Carme, porque la realidad es que en Barcelona se masca la tragedia con el futuro de Neymar. Admite que se ha declarado el estado de alarma en Can Barça ante la cada día más probable salida del brasileño en dirección al Real Madrid. Reconoce que se ha instalado de nuevo en Barcelona ese canguelo que no permite que el cuello os llegue a la camisa y que en cada rincón del mundo azulgrana hay temblores al pensar en lo que puede pasar a final de temporada con Neymar. Y no, no me hables de desestabilización ni de conspiraciones de poderes ocultos porque es una simple cuestión de valor futbolístico. El valor que Neymar y su entorno, no te olvides nunca del entorno, le dan a poder jugar en el mejor club del mundo y convertirse de inmediato en un icono blanco. En dejar de estar al servicio de Messi y convertirse en la auténtica cabeza de león del Real Madrid de las próximas temporadas.

Zidane, ilusión...

Claro que se ha desatado la ilusión con Zidane en el madridismo. Resulta evidente que la BBC ha encontrado con la llegada de Zizou el ambiente ideal para seguir estando en números por encima de tu querida MSN. Porque te recuerdo que, pese al injusto empate ayer en el Villamarín y esos dos penaltis no pitados, las estrellas merengues marcan más goles que nadie. Ésas son las cosas que también valoran Neymar y los suyos ante la ocasión de provocar el mayor cataclismo de la historia del Barça y del fútbol antiguo y moderno. Imagina lo que puede pasar por la cabeza del brasileño al convencerse de que el Madrid está dispuesto a pagar los 190 millones que cuesta su fichaje. Una demostración incontestable del valor, el reconocimiento y la admiración «Real» hacia un jugador que puede hacer historia.

Se queda aquí

Piénsalo bien, Carme. Piensa detenidamente y con esa perspicacia tuya que sacas de cuando en cuando al recordar las enigmáticas respuestas de Neymar, no hace mucho, al ser preguntado por su posible salida del Barça. ¿Tan difícil era ser tajante y asegurar que no estaba dispuesto a irse del Barcelona? ¿Ganaba algo Neymar al llegar al aeropuerto después de pasar las navidades en Brasil y poner en duda su continuidad? No descartes que durante esos días se sentaran las mismas bases que en su momento, antes de su estrambótico fichaje por el Barça, sellaron Neymar y el Real Madrid. Sé que es muy duro para ti y entiendo ese canguelo que vuelve a recorrer la Ciudad Condal. Lo superarás.

La felicidad no tiene precio; por Carme BARCELÒ

A falta de fútbol y resultados, que viva la desestabilización. Esto es más viejo que el propio fútbol, querido Alfredo Duro. Cuando pintan bastos y se tienen la chequera y los contactos en las altas esferas en perfecto estado de revista, la operación es sencilla: voy a tocarle al rival a una de las estrellas, de paso le toco también las narices y lo que no suena y así le pongo nervioso. Lo más grave del caso es que en la supuesta oferta se incluye un apéndice en el que se le asegura a Neymar que si ficha por el Real Madrid no tendrá problemas fiscales como en Barcelona. Blanco y en botella... Me parece tan escandaloso que se filtre, insinúe y/o asegure que en la capital –y en el Realísimo– esas cosas no pasan que me dan escalofríos sólo de pensar lo que se pudo hacer antes. Sea como sea, el padre ya ha dicho alto y claro que su hijo quiere cumplir su contrato en el Barcelona y yo os digo a vosotros, lectores y lectoras, que me consta que Neymar quiere jugar en su equipo y vivir en la Ciudad Condal en los próximos tiempos. Hay algo que no tiene precio y es la felicidad. Y este hombre es feliz donde está.

¿Y la ilusión?

Hace dos semanas que llegó Zinedine Zidane al banquillo del Real Madrid, el concepto «ilusión», la resurrección, el «es uno de los nuestros» y la alegría de propios, extraños, amigos y conocidos. A la Cibeles le han pintado la sonrisa y parece que tras las últimas victorias ya hay vuelos fletados para la final de la «Champions». La BBC se escribe con doble mayúscula y al colombiano James Rodríguez lo recuperáis en un plis-plas. Todo lo vivido y lo no ganado ha pasado a un segundo plano, y más ayer tras no poder ganarle al Betis. Con semejante orgasmo futbolístico ya no os hace falta nada más, apreciado Duro. Disfrutad de este «revival» y preocupaos de devolver a la afición madridista lo que tanto echa de menos.

Se queda aquí

Cada uno se agarra a lo que puede y yo, mujer generosa, lo comprendo. Me hablas de unas palabras en el aeropuerto, pero esa memoria que a veces te falla, Alfredo, y esa ceguera selectiva que tienes te impide ver la realidad. No hay mejor declaración publica que la que uno mismo hace tras marcar un gol, participar en otro, compartir sentimientos en las redes sociales, alegrarse implícita y explícitamente de los éxitos individuales y colectivos y mostrar, en definitiva, un día a día feliz en tu entorno profesional y personal. Eso es lo que hace el brasileño Neymar. Analízalo. Y no tengo más que añadir.