Tres turistas españoles agredidos por hinchas rusos en Colonia

Los radicales estaban de paso en Colonia tras ver a su selección en la Eurocopa. Dos de las víctimas ingresaron con heridas muy graves

Hinchas rusos se enfrentan a la policía en Marsella.
Hinchas rusos se enfrentan a la policía en Marsella.

Seis hinchas violentos rusos fueron detenidos ayer en Colonia tras agredir en las cercanías de la catedral de la ciudad a tres turistas españoles, uno de los cuales presenta heridas graves, según informó la policía local. En un comunicado, explicó que los cinco «hooligans», de entre 26 y 30 años, habían realizado una parada en Colonia a su regreso de Marsella, donde habían acudido a ver jugar a su selección en la Eurocopa que se está disputando en Francia.

Sobre las 19:00 horas se enfrentaron de forma «brutal y muy agresiva» a los españoles, dos hombres y una mujer, que repartían pegatinas con mensajes políticos de izquierdas en la zona; los golpearon y patearon, y dejaron a uno de ellos con heridas graves. En las cercanías se encontraban varios agentes de civil que detuvieron de forma inmediata a los agresores, con ayuda de otros agentes. La unidad encargada de los operativos deportivos en las Fuerzas de Seguridad germanas se pondrá en contacto de forma inmediata con la Policía francesa para llevar a cabo la investigación.

Los dos hombres fueron inmediatamente hospitalizados con heridas graves. En un primer momento se dijo en algunos rotativos alemanes que la mujer que estaba con ellos era la que había sufrido la fractura de nariz, aunque finalmente parece que era uno de los hombres hospitalizados el que sufría este tipo de lesión.

Con este suceso, el problema de violencia que estaba sufriendo Francia se extiende también a Alemania y a Europa. En el país galo se ha detenido durante la primera semana de la Eurocopa a 323 personas, de las que 196 siguen bajo arresto a la espera de ser presentadas ante el juez. Las detenciones responden, principalmente, a episodios de «violencia, robo o degradaciones de bienes», agregó Interior en un comunicado. Once de esos individuos ya han sido juzgados, con penas de prisión firme para ocho de ellos.

Tres seguidores rusos de entre 28 y 33 años fueron condenados ayer a entre uno y dos años de prisión firme por su implicación en las peleas entre hinchas en Marsella el pasado fin de semana con motivo del Rusia-Inglaterra. En concreto, los acusados fueron sentenciados a 12, 18 y 24 meses de cárcel y dos años de prohibición de entrar en el territorio francés. Los hinchas fueron detenidos el pasado martes en un autobús junto a 40 de sus compatriotas, de los que la mitad quedaron en libertad y la otra mitad serán expulsados. Entre los deportados se encuentra el cabecilla de una asociación de extrema derecha de aficionados rusos, Alexander Shprygin. Según la BBC, Shprygin lidera la asociación radical de ideología neonazi All-Russia Supporters, que cuenta «con el respaldo del Kremlin». Este cabecilla de los ultras rusos ha sido fotografiado realizando el saludo nazi y, además, entre los condenados a dos años está el jefe de los ultras del Lokomotiv de Moscú. La detención de estos individuos que viajaban en autobús provocó un pequeño conflicto diplomático, porque desde Moscú se advirtió a Francia de que el trato con sus ciudadanos, en su opinión, estaba siendo «discriminatorio».

Por otra parte, la Policía alemana impidió ayer la salida del país de varios «hooligans» reconocidos, en el marco de un dispositivo montado por lo que no pudieron acudir al Alemania-Polonia de anoche en París. Y es que el país germano ha reforzado los controles en las fronteras con Bélgica y Luxemburgo. Dos de los radicales alemanes fueron detectados por la Policía en un tren entre Fráncfort y París. No tuvieron tanto éxito las autoridades a la hora de controlar a los agresores de los turistas españoles. Sí pudieron detener a la mayoría de ellos tras la paliza, aunque uno de los que formaba el grupo pudo escapar en un primer momento.