Deportes

El "mu nervoso"en español de Federer tras ganar a Monfils

Superó al francés en tres sets después de salvar dos bolas de partido y se medirá en cuartos con Thiem, el verdugo de Nadal en Barcelona

Roger Federer en el partido frente a Monfils
Roger Federer en el partido frente a Monfils

Superó al francés en tres sets después de salvar dos bolas de partido y se medirá en cuartos con Thiem, el verdugo de Nadal en Barcelona

Roger Federer sigue en la pelea. El suizo necesitó tres sets, incluida una notable remontada en el último, para deshacerse de Gael Monfils por 6-0, 4-6 y 7-6 (7/3) después de dos horas y un minuto de partido. En su regreso a Madrid cuatro años después de su última comparecencia, el suizo se negó a levantar la bandera blanca cuando más cerca parecía su adiós. Quiere seguir aquí porque le gusta Madrid. Por eso respondió en español a Alex Corretja, bueno en inglés y un par de palabras en español: "mu nervoso", dijo para decir que estuvo nervioso y "vamos la red", para explicar que subía a la red.

Antes hubo paseo en el primer set, pero la irrupción del mejor Monfils le llevó a ceder la segunda manga y toparse con un 0-3 en la tercera. Federer respondió a lo grande, jugando al ataque como si estuviese en la hierba de Londres y el público de Madrid, que le adora, le disfrutará al menos una tarde más.

El partido fue una montaña rusa. En 18 minutos, el marcador reflejaba un escandaloso 6-0 para Roger. A tres minutos por juego. Monfils sólo fue capaz de ganar nueve puntos en ese tiempo. Federer hizo lo que le dio la gana y aprovechó la infinita colección de errores del galo. Después de que el público de la Manolo Santana regalase la pitada del torneo al francés todo cambió y de qué manera.

Monfils dio dos pasos al frente, ajustó la mirilla y empezó a pegar todas. Los golpes que antes se marchaban por metros se ajustaron a las líneas. Los saques a más de 200 kilómetros por hora se sucedieron e incluso fue capaz de sobreponerse a una situación límite. Monfils tiene físico y tenis para ser uno de los mejores, pero su cabeza le juega demasiadas malas pasadas. Cuando mentalmente no flaquea suceden cosas como que pierda una bola para 5-2, ceda su saque con una doble falta, pero sea capaz de rehacerse. Federer dejó de dominar y el impulso llevó al francés a dominar el tercer set por 3-0.

Ahí apareció el orgullo de un ganador de 20 Grand Slams. Un break en el séptimo juego evitó una situación límite. Reincorporado, Federer volvió a dominar. El físico le acompañó, pero Monfils se agarró a su servicio e incluso dispuso de dos bolas de partido en el duodécimo juego. Federer sobrevivió jugando como si estuviera en la central de Wimbledon, Saques, subidas a la red con segundo servicio y el partido desembocó en el tie-break. Ahí el suizo no tembló. Arrancó con 3-0 y Monfils se despidió de la Caja Mágica.

Federer se medirá en cuartos con el finalista de la pasada edición, Dominik Thiem. En tercera ronda el austríaco se cruzó con el otro verdugo de Nadal esta temporada sobre tierra batida, Fognini. La victoria fue para Thiem por 6-4 y 7-5 en hora y media.