Alonso, víctima de sus decisiones

Arranca su decimosexta temporada en la F-1, pero sus dos títulos mundiales quedan lejos. El mejor piloto lleva mucho tiempo sin elegir el equipo adecuado

El piloto español de McLaren, Fernando Alonso, en los entrenamientos oficiales de pretemporada en el Circuito de Barcelona-Cataluña
El piloto español de McLaren, Fernando Alonso, en los entrenamientos oficiales de pretemporada en el Circuito de Barcelona-Cataluña

Arranca su decimosexta temporada en la F-1, pero sus dos títulos mundiales quedan lejos. El mejor piloto lleva mucho tiempo sin elegir el equipo adecuado

¿Tiene mala suerte Fernando Alonso? ¿Es todo achacable a él o realmente los coches que conduce no están a la altura? ¿Elige mal sus equipos o todo es fruto de la mala fortuna? ¿Elige pensando en el dinero o priman los intereses deportivos? Pues de todo un poco hay. Este año Fernando Alonso arranca su decimosexta temporada en la Fórmula 1 y, a día de hoy, ha logrado tres grandes hitos que nadie puede negarle en una disciplina tan complicada y feroz como la F-1. Ha conquistado dos títulos mundiales y, hoy por hoy, es el piloto mejor pagado de este deporte, ya que ingresa aproximadamente 100.000 euros diarios, unos 36 millones de euros anuales, según la prestigiosa publicación Forbes. Algo que se ha ganado a pulso con mucho esfuerzo y una dedicación encomiable, y que, desgraciadamente, no llega a valorarse como debería.

Todo empezó en 2001, cuando un jovencísimo Fernando debutaba con el equipo Minardi y dos años más tarde ya era piloto titular de Renault. La progresión fue muy rápida y en 2005 se proclamó campeón del mundo después de derrotar a quienes parecían invencibles hasta ese momento: Ferrari y Michael Schumacher. Fue en aquellos días cuando llegó la primera y acertada gran decisión de su carrera deportiva. Cuando todavía le quedaba un año de contrato, Alonso anunció su fichaje por McLaren para la temporada 2007, un acuerdo que ya le reportó buenas ganancias y que en lo deportivo era toda una garantía de éxito. Un fichaje que gestionó su entonces jefe en Renault y representante principal desde 2001, Flavio Briatore. Vamos, algo así como si Zidane ayudara a Ronaldo a fichar por el Barça... y se llevara comisión. La Fórmula 1 es así.

El asturiano volvió a ganar el título en 2006 y se marchó a la escudería británica con todos los honores. Pero aquí empezaron los problemas. Ron Dennis, máximo responsable del equipo, decidió ascender a un joven piloto de la cantera de McLaren: Lewis Hamilton, al que habían hecho un contrato de larga duración desde que tenía 11 años. El coche funcionó y el ovetense pensó que, al ser el primer año de su compañero, las cosas serían realmente fáciles. Sin embargo, «chocó» con un torbellino que supo ganarse la confianza de todo el equipo (no era difícil siendo de la misma nacionalidad). Aquello se convirtió en una guerra civil que Alonso no supo gestionar, entró al trapo de las provocaciones y actuó de forma errónea, al margen de cometer varios fallos dentro de la pista que le condenaron, finalmente, a la tercera posición en el campeonato. Incluso, se vio implicado en un caso de espionaje a Ferrari que casi acaba con él y con McLaren deportivamente hablando. Fue entonces cuando en noviembre de 2007 decidió marcharse. Dejaba el equipo donde tenía el mejor coche (ese año lucharon por el campeonato hasta la última vuelta y fueron campeones el curso siguiente), y todo por no aguantar las preferencias de un equipo que, a pesar de todo, le daba un monoplaza capaz de ser el más veloz. Un argumento que usó años más tarde para justificar su marcha de Ferrari a McLaren buscando un mejor coche... Aquella maniobra resultó un punto de inflexión en su trayectoria, porque el asturiano pensó que podría pasar de McLaren directamente a Ferrari, pero en Maranello le cerraron la puerta muy a su pesar.

Dos años sin pena ni gloria en Renault hasta que en 2010 la pesadilla terminó porque arrancó su aventura en Ferrari. La asociación entre ambos empezó muy bien y acabó muy mal. Esa misma temporada el piloto cometió varios errores en la pista y otros tantos hizo el equipo con sus estrategias. El resultado fue llegar al último asalto de la temporada y perder el campeonato por cuatro puntos a favor de Vettel y Red Bull. Antes, Alonso y Ferrari se dejaron muchos puntos por el camino y no todo puede centrarse en aquella última y dramática carrera en Abu Dabi donde los ingenieros de Ferrari cayeron en la trampa táctica que les tendieron los de Red Bull.

En 2011 Alonso no pudo hacer nada y en 2012, a pesar de que el coche no llegaba a ser tan competitivo como el Red Bull, sólo la mala suerte le privó del tercer título. Nada que reprochar al asturiano, que completó su mejor temporada. Desde entonces, en Ferrari no funcionaron las cosas y Alonso decidió apostar por el proyecto McLaren-Honda, lo único que le quedaba con los mejores equipos ya «cerrados», una aventura arriesgada (Honda fracasó en su última incursión en la F-1) que le reportaba mucho dinero a sus 32 años. Se equivocó y lleva dos años siendo víctima de sus propias decisiones.

.

Esta es la lista de pilotos que han participado en la octava sesión de ensayos de F1 en el Circuito de Barcelona, y sus mejores tiempos:

.1. Kimi RaÒkkonen FIN-Ferrari 1:18.634 46 v

.2. Max Verstappen HOL-Red Bull 1:19.438 30

.3. Carlos Sainz ESP-Toro Rosso 1:19.837 39

.4. Valtteri Bottas FIN-Mercedes 1:19.845 53

.5. Nico Hulkenberg GER-Renault 1:19.885 45

.6. Sergio Pérez MEX-Force India 1:20.116 46

.7. Lance Stroll CAN-Williams 1:20.335 59

.8. Romain Grosjean FRA-Haas 1:21.429 44

.9. Marcus Ericsson SWE-Sauber 1:21.670 59

10. Fernando Alonso ESP-McLaren 1:22.731 19.

Efe