Hamilton busca un póquer que intentarán evitar Ferrari y Rosberg

Los españoles Fernando Alonso y Carlos Sainz esperan el firme avance del McLaren-Honda

El inglés Lewis Hamilton, triple campeón del mundo de Fórmula Uno, buscará en el Mundial que arranca este fin de semana en Australia un póquer de títulos que intentarán evitar Ferrari y su compañero en Mercedes, el alemán Nico Rosberg.

En este nuevo certamen los españoles Fernando Alonso, doble campeón del mundo, y Carlos Sainz -debutante el año pasado, con Toro Rosso- esperan el firme avance del McLaren-Honda (desastroso la pasada temporada) y su consolidación definitiva en la categoría reina, respectivamente.

Hamilton, que el 7 de enero cumplió 31 años, encabezó en 2015 el segundo año triunfal de Mercedes, al revalidar título -también se coronó en 2008, con McLaren- y relegar de nuevo al subcampeonato a Rosberg, con el que volvió a ganar el Mundial de constructores y que, después de que el inglés asegurara el título, en Austin (EEUU), ganó las restantes carreras del año: en México, Brasil y Abu Dabi.

Al igual que en 2014, Mercedes cedió solo tres victorias el año pasado, las que consiguió en su estreno con Ferrari el alemán Sebastian Vettel, que, sobre el papel, será de nuevo el principal opositor al dominio de las 'flechas de plata'.

Vettel, cuádruple campeón mundial (2010-13) con Red Bull, lideró tres tablas de tiempos en los ensayos de pretemporada, en Montmeló (Barcelona), donde su compañero finés Kimi Raikkonen encabezó otras dos. En total, Ferrari dominó cinco de ocho clasificaciones.

Lo cual no garantiza nada, porque Hamilton cree que su coche es mejor que el de 2015, con miras a un Mundial de 21 carreras (el más largo de la historia) que arranca en Melbourne y se cierra en Abu Dabi el 27 de noviembre. Pero que podría ser un claro indicio.

Tanto Hamilton, que ya lleva 43; como Vettel, con 42, superaron el año pasado las 41 victorias del legendario Ayrton Senna, ganador de tres Mundiales para Brasil y mito, fallecido en 1994. Delante, solo tienen al cuádruple campeón francés Alain Prost, que suma 51 triunfos; y al hombre récord: el alemán Michael Schumacher, con 91.

Con su tercer título, Lewis igualó las coronas de su ídolo, Senna, y las que detenta uno de sus jefes, el austriaco Niki Lauda, leyenda viva de la Fórmula Uno. Se colocó a una de las que llevan 'Seb' y Prost, a dos de los cinco títulos del argentino Juan Manuel Fangio y a cuatro de los del "estratosférico"'Kaiser' Schumacher.

España albergará, en Montmeló, la quinta carrera de un Mundial en el que repite México -el DF es sede de la antepenúltima prueba- y se estrena Bakú, capital de Azerbaiyán, que nombró embajador de su Gran Premio a Alonso.

Vencedor 32 veces -la última de ellas en el Gran Premio de España de 2013- y autor de 22 'poles', el doble campeón mundial asturiano (2005 y 2006, con Renault) aspira, tras un reencuentro para olvidar con el equipo en el que pilotó en 2007, a puntuar, primero; y acabar el curso con opciones a podio, después. En el mejor de los casos. Con las miras puestas, sobre todo, en 2017, año en el que se espera un cambio importante en el reglamento de la F1.

El inglés Jenson Button, campeón del mundo en 2009, con Brawn, seguirá siendo el compañero en McLaren de Alonso, que acabó la pretemporada con mejores sensaciones que la campaña anterior, aunque advirtiendo de que no sabrán 'dónde' están hasta el próximo sábado.

Cuando este fin de semana arranque el Mundial en la semi-urbana pista de Albert Park -de 5.303 metros, a la que el domingo se darán 58 vueltas-, Williams partirá como potencial tercera fuerza de un certamen en el que entre las novedades destacan que habrá un tercer compuesto de neumáticos en cada GP (en éste serán medio, blando y superblando). Y un nuevo sistema de calificación, discutido antes de ver la luz, en el que seguirá habiendo tres tandas, pero en el que cada 90 segundos será eliminado el monoplaza más lento.

El finés Valtteri Bottas fue el mejor en uno de los test de Barcelona y, si no avanzar, intentará, junto al brasileño Felipe Massa, mantener la tercera plaza para el equipo de Sir Frank.

Pero podría verse amenazada por Red Bull -cuya tiranía entre 2010 y 2013 heredó hace dos años Mercedes-, si es cierto, como afirma su propietario, Dietrich Mateschitz, que el RB12 "es una obra maestra".

A punto de romper con Renault y de plantearse incluso dejar la F1, la escudería austriaca reconsideró actitud y seguirá vinculada al motorista francés, ahora con un TAG Heuer que propulsará los coches del australiano Daniel Ricciardo y del ruso Daniil Kvyat.

Su 'segundo equipo', Toro Rosso, también repite formación, para consolidar en la Fórmula Uno al holandés Max Verstappen (de 18 años) y al madrileño Carlos Sainz (21) -hijo del doble campeón mundial de rallys de mismo nombre-, pareja que el curso pasado causó una grata impresión a pesar de ser la más joven de la parrilla. El madrileño, que protagonizó el "susto", al accidentarse en Sochi, fue mucho más consistente que su coche el año pasado. Y quiere seguir creciendo.

El mexicano Sergio Pérez, noveno el año pasado, en el que logró su quinto podio en Fórmula Uno, al acabar tercero en Sochi (Rusia), afronta su sexta temporada -la tercera con Force India y de nuevo al lado del alemán Nico Hülkenberg- en la categoría reina, en la que no estará el venezolano Pastor Maldonado.

Pero a la que retorna como piloto oficial otro mexicano, Esteban Gutiérrez, que tras dos años en Sauber, el año pasado fue probador de Ferrari y ahora pilotará junto al francés Romain Grosjean un Haas, el nuevo equipo en parrilla, junto a Renault, la escudería que hizo brillar Alonso.

Renault asume la plaza de Lotus y en su presentación de enero en las inmediaciones de Versailles anunció el regreso del danés Kevin Magnussen y al debutante inglés Jolyon Palmer. Que no será el único primerizo: Manor -que dio de lado al español Roberto Merhi- alinea a otros dos neófitos, el alemán Pascal Wehrlein y a Rio Haryanto, el primer indonesio en Fórmula Uno desde su creación, en 1950.

Efe