FC Barcelona

Más de un millón de euros de multa por los pitos al himno

La Comisión Estatal contra la Violencia ha propuesto una multa de 123.000 euros a la Federación Española de Fútbol, como organizadora de la final de la Copa, en la que se pitó al himno español, 66.000 euros al Barcelona, 18.000 al Athletic, 100.000 a Catalunya Acción, como instigadora y 70.000 a cada una del resto de los convocantes.

«Nadie ha solicitado el cierre del Camp Nou», asegura Miguel Cardenal. «Es una posibilidad que contempla la ley, pero nadie ha solicitado que se llevara a cabo», añade el secretario de Estado para el deporte. Se trataba, entonces, sólo de una cuestión económica. La Ley del Deporte, promulgada en 1990, aunque modificada en diversas ocasiones, no encuentra un lugar natural para encajar los pitos al himno o al Rey. La UEFA puso a la Comisión Antiviolencia en el camino al multar con 30.000 euros al Barcelona por la exhibición de banderas independentistas durante la final de la «Champions». 66.002 euros es la multa que propone –Antiviolencia no sanciona– para el Barcelona por los incidentes producidos en la final, aunque sólo 6.001 se deben a su pasividad ante las convocatorias «para realizar en el recinto deportivo diferentes actos de reivindicación política». Como atenuante se consideran las declaraciones de algunos de sus directivos «reconociendo lo improcedente de la convocatoria». Los otros 60.001 euros de multa corresponden a su responsabilidad como coorganizador del evento. Para el Athletic no hay atenuantes, por lo que la multa se le impone por los mismos motivos «en grado máximo»: 18.000 euros.

El Barcelona ya ha expresado su intención de recurrir. El club «pondrá en marcha los procedimientos jurídicos oportunos para anular esta propuesta de sanción, que considera injusta e inaceptable», afirma en un comunicado. Y recuerda que «siempre defenderá la libertad de expresión de sus socios y aficionados».

18.000 euros de multa se le imponen a la Federación, como organizadora de la final, aunque va acumulando sanciones por diversos motivos hasta llegar a los 123.000. 15.000 corresponden a la falta de un delegado que debía haber designado para informar «sobre la posible comisión de actos violentos, racistas, xenófobos e intolerantes». Los otros 90.000 se imponen por fallos en los dispositivos de seguridad.

Antiviolencia no considera culpables a los clubes participantes en la final, pero localiza a las organizaciones a las que cree responsables de organizar las protestas y propone sanciones que van desde los 100.000 euros para Catalunya Acció como instigadora del acto a los 70.000 a varias entidades por adherirse y difundir el manifiesto utilizado para la convocatoria. Para el presidente de Catalunya Acció, Santiago Espot y Piqueras, solicita una multa de 90.000 euros «por su implicación y participación personal, realizada separada y paralelamente a la entidad que preside». «Millones de españoles vieron cómo se ofendía a símbolos para ellos muy importantes», dice Miguel Cardenal.