Ancelotti: «Toda la culpa es mía»

Carlo Ancelotti.
Carlo Ancelotti.

Con la eliminatoria de Liga de Campeones casi decidida, el técnico puede utilizar el partido de mañana frente al Schalke para tomarse un respiro y expiar los pecados del equipo.

Lo mejor que le ha podido pasar al Madrid esta semana es el partido de mañana contra el Schalke, que obliga a que se hable de la "Champions"y no de la derrota contra el Athletic. Con la eliminatoria casi decidida, Ancelotti puede utilizar el partido de hoy para tomarse un respiro y dar minutos a un futbolista como Modric, que tiene que ser fundamental en lo que queda de temporada: "Tiene calidad con el balón y además de hacer bien todas las funciones del mediocentro, es capaz de penetrar con el balón, lo que descoloca a los defensas rivales", ha explicado el entrenador esta mañana. Modric es la gran esperanza de un equipo en plena depresión, al que se le ha olvidado jugar al fútbol. "Toda la culpa de lo que está pasando es mía", ha dicho Ancelotti. "Cuando un equipo no juega bien, el máximo responsable es el entrenador. Y cuando gana el mérito del entrenador es cero". El italiano sabe que se está jugando el futuro y que los directivos están muy disgustados con el invierno del equipo. "El presidente me está llamando mucho estos días para mostrarme su apoyo y su ánimo", cuenta Carlo.

Pese al juego y los malos resultado, no va a cambiar el dibujo ni el trío atacante, que tan discutido está siendo estos días. "Mientras estén bien, es innegociable su titularidad. Nos han dado mucho y tengo confianza en ellos. No sólo han bajado ellos su juego, sino que ha habido una baja general de todos los jugadores. Van a seguir jugando ellos y van a seguir jugando de la misma manera, no cambiamos nuestra identidad". Bale es uno de los más discutidos. "No creo que Bale esté contento de lo que está haciendo, pero si le tengo que cambiar a él, también tengo que cambiar a todo el equipo, porque no lo están haciendo bien en general".

Desde el empate contra el Villarreal, Ancelotti insiste en que el equipo tiene un problema ofensivo grave: "En este momento el equipo no está ayudando mucho a los delanteros", ha dicho. Es decir que no le llegan balones porque el fútbol se ha ralentizado: "Jugamos con demasiados toques y lentos", ha vuelto a explicar, lo que hace que los desmarques de los de arriba no sirvan para nada. "Tenemos que ser más rápidos en el cambio de juego, dar más pases hacia delante. Buscar a los delanteros en el momento justo". Se le ha preguntado si parte del problema surge por el cansancio de Kroos: "No ha jugado tanto", ha asegurado el técnico, "porque no hemos tenido partidos entre semana. Ahora, tenemos que considerar que está a una tarjeta de la sanción".

Sin gol y sin juego, el Madrid se ha complicado la vida ahora que tiene en el horizonte la visita al Camp Nou. Antes, hace dos semanas, incluso podía permitirse un fallo allí. Ahora no: "Ningún equipo puede fallar ahora mismo porque se compromete toda temporada. Este es un momento de mucha presión para todos. Es verdad que nosotros hemos perdido la ventaja que teníamos. Ya hemos fallado, ahora necesitamos tener más continuidad. Sabemos que debemos ir al Camp Noy, pero antes está el Schalke y el Levante y esperamos tener una buena reacción.