Atlético de Madrid

De la cuadrilla de Mutriku, al Bernabéu

Higuaín pelea un balón con el centrocampista de la Real Sociedad Asier Illarramendi, durante el partido de la pasada  trigésima séptima jornada de en Anoeta
Higuaín pelea un balón con el centrocampista de la Real Sociedad Asier Illarramendi, durante el partido de la pasada trigésima séptima jornada de en Anoeta

Illarramendi, un tipo hogareño, quería vivir toda la vida en su pueblo, pero la presión del Real Madrid le espera

El lugar donde eliges vivir, te define y hasta ahora, Asier Illarramendi había preferido seguir viviendo en su pueblo de toda la vida, donde está su familia y su cuadrilla de amigos. Si él pudiera se quedaría para siempre en Mutriku, un pueblo de Guipúzcoa, limítrofe con Vizcaya, donde la mayoría son aficionados de la Real Sociedad. Cuando al joven futbolista se le pregunta por sus aficiones, siempre contesta que son estar en su casa con familia y amigos. Pero no le va a quedar más remedio que mudarse. De Mutriku a Madrid, al centro, a la Castellana, al Santiago Bernabéu.

Illarramendi ya ha decidido que quiere jugar en el Real Madrid y está a punto de fichar por el conjunto blanco. Su nombre se va a unir al de Isco y Carvajal, los dos últimos fichajes madridistas. Como ellos, ha subido la apuesta: cambiar la vida tranquila, hogareña, por la capital y la presión que supone ser centrocampista en el conjunto de Carlo Ancelotti. Es joven, pero está preparado para cambiar de aires. Con 23 años Illarramendi no está haciendo sólo un viaje, está eligiendo su destino.

Criado en Mutriku, creció jugando en el equipo de su pueblo hasta que de alevín decidió hacerse las pruebas con la Real para ver si podía ir al torneo de niños de Brunete. No le cogieron, pero no se desanimó. Al año siguiente fue seleccionado.

Han pasado los años, Asier ha jugado en Primera División y ha intentado que el fútbol y todo lo que implica no cambie su vida. Hasta ahora, más o menos, lo ha conseguido. Tímido, enganchado a las series que ve en el iPad, va a su aire, con novia y con una cuadrilla en su pueblo, en la que se mezclan hinchas de la Real y del Athletic. En la Real se movía siempre con Íñigo Martínez. Al Real Madrid llega con otros compañeros de la Selección que pueden ayudarle a que su mudanza no sea traumática.

Illarramendi comenzó jugando de central, probó de lateral y finalmente ha encontrado su sitio en el centro del campo. Decía Cruyff que cuanto más atrás juegas, peor futbolista eres, por eso según pasan los años, los jugadores van retrasando su posición. Según esa teoría, el futuro jugador del Madrid va mejorando.

En el Santiago Bernabéu se le espera para que dé el recambio a Xabi Alonso, también criado en la Real Sociedad. Las comparaciones son evidentes, aunque Asier es bastante consciente de que aún no está a la altura del centrocampista blanco. Le gusta más jugar en corto, porque no tiene el pase largo con el que Xabi rompe a los rivales al cambiar el juego.

Sabe jugar por delante de la defensa o por detrás de los delanteros. Dice que le falta gol, pero que le gusta descolgarse y llegar al área rival. En el campo es valiente, fuera de él, va a dar el gran salto de su vida.