El Madrid, un oasis en la crisis del fútbol

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

El mundo del fútbol está sufriendo la crisis económica y la gran mayoría de los clubes sobrevive como puede. Aplaza pagos con acreedores, con futbolistas o con la Seguridad Social. Rezan para no descender porque sería su desaparición, apenas fichan y buscan gangas en el mercado, lo que hace que baje su calidad. De repente, han descubierto que sólo una economía saneada permite un equipo potente. El Madrid, en cambio, puede presumir de tener una situación económica en la que está al día en los pagos a las cuentas públicas y puede permitirse afrontar un fichaje como el de Bale, de 91 millones de euros. En el club blanco el día de hoy empieza a las 10:00 de la mañana, la hora en la que están citados los socios representantes para votar los presupuestos en la asamblea del club, y acabará un poco antes de las 21:00 de la noche, cuando termine el partido en el Santiago Bernabéu contra el Getafe. Si la asamblea se alarga, muchos socios irán directamente desde el recinto ferial de Madrid a la Castellana para ver el partido.

Florentino Pérez hará públicos los números de la entidad, que se encuentra en una situación privilegiada en una época de crisis. El club presenta 520,9 millones de euros de ingresos en la temporada 2012-2013, un 1,3 por ciento más que en el ejercicio anterior. Además, un aumento en un 13,4 por ciento del patrimonio neto, que alcanza los 311,9 millones y también un aumento del beneficio que sube un 52,4 por ciento, para llegar a 36,9 millones. Por otra parte el club ha rebajado su endeudamiento un 27,4%, y lo sitúa en 90,6 millones de euros (34,1 menos que hace un año).

Con las cuentas claras y el club en una posición más que solvente («El Real Madrid tiene ahora un valor de 3.400 millones de dólares, 100 millones de dólares más que la valoración que tenía en abril. El aumento del valor del Real Madrid asegura su posición como el equipo deportivo más valioso del mundo», según ha asegurado la revista «Forbes»), las votaciones en las Asambleas madridistas no tienen más historia que la aprobación casi unánime de las cuentas. Frente a otros tiempos, el club presenta una imagen de unidad, sin más problemas que el esfuerzo por ganar títulos en el campo.

Florentino Pérez se ha estado reuniendo estos días con cientos de socios para explicarles en líneas generales la boyante situación económica del club y también ha palpado de primera mano lo que preocupa a los aficionados que pagan las cuotas. El presidente blanco tendrá que explicar en asamblea lo que ha estado explicando estos días con detalle: que el pago de Gareth Bale al Tottenham se hizo sin pedir financiación externa, pese a lo que se ha dicho desde Barcelona y otros foros.

Entre los planes de futuro del club se encuentra la remodelación del Santiago Bernabéu para conseguir un estadio más eficiente que, una vez terminada la obra, genere una cantidad cercana a los 80 millones de ingresos anuales. El presidente también tuvo que asegurar a algunos socios que la entidad no se va a convertir en sociedad anónima.