La madre de Neymar declara hoy por presunta estafa en el fichaje de su hijo

En un principio estaba previsto que lo hiciera en Brasil al tener allí su residencia.

Neymar, junto a su madre
Neymar, junto a su madre

En un principio estaba previsto que lo hiciera en Brasil al tener allí su residencia.

La madre de Neymar, Nadine Gonçalves Da Silva, declara este jueves como investigada (imputada) en la causa sobre la presunta estafa cometida en el fichaje de su hijo por el FC Barcelona pese a que en un principio estaba previsto que lo hiciera en Brasil al tener allí su residencia.

El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata ha citado a las 9.00 horas a Nadine Gonçalves y al representante de la empresa familiar N&N Consultoría Esporteiva e Empresarial, que al igual que la madre de Neymar iba a prestar declaración en principio en Brasil.

Los dos comparecen en el marco de la querella interpuesta por el fondo DIS, que se considera estafado por no haber percibido todo el dinero que le correspondía del fichaje en concepto de derechos federativos.

Por estos hechos ya declararon en calidad de investigados por delitos de estafa y corrupción entre particulares el propio Neymar, su padre, el presidente del Barcelona, Josep María Bartomeu, y su predecesor, Sandro Rosell, quienes se negaron a declarar sobre el fichaje del jugador, alegando que se ratificaban en lo que ya explicaron en la causa en la que se les investigó por delito fiscal y que está pendiente de juicio en Barcelona.

Por su parte, el delantero brasileño afirmó que en su fichaje él se limitó a firmar los documentos que le presentaba su padre, quien a su vez exculpó a su hijo alegando que no tuvo nada que ver con esas gestiones.

El padre de Neymar explicó al juez que todo se hizo correctamente y se desvinculó del asunto alegando que se trata de contratos entre dos clubes, el Santos y el Barcelona, también investigados en esta causa como persona jurídica.

Neymar comenzó a jugar en el Barcelona en 2013 y el club azulgrana afirmó entonces que el fichaje había costado 17 millones de euros, aunque otra investigación en la Audiencia Nacional por los mismos hechos (que finalmente se trasladó a Barcelona y está pendiente de juicio) sacó a la luz que pagó realmente 83 millones por el traspaso.

DIS, que tenía el 40 % de los derechos federativos de Neymar, afirma que sólo percibió ese porcentaje de los 17 millones que el club dijo haber abonado por el brasileño, de ahí que se sienta estafado.