FC Barcelona

Campeón de campeones

El Barça gana la Copa y el doblete en la prórroga tras aguantar todo un tiempo con un hombre menos por la expulsión de Mascherano y sufrir la lesión de Luis Suárez

El capitán del FC Barcelona Andrés Iniesta (c), junto a sus compañeros, levanta la Copa del Rey tras vencer en la final al Sevilla FC por 2-0
El capitán del FC Barcelona Andrés Iniesta (c), junto a sus compañeros, levanta la Copa del Rey tras vencer en la final al Sevilla FC por 2-0

El Barça gana la Copa y el doblete en la prórroga tras aguantar todo un tiempo con un hombre menos por la expulsión de Mascherano y sufrir la lesión de Luis Suárez

Un gol de autor para resolver una final enorme. Si este año el Barça marcaba después de una recuperación de Busquets en la presión; el año pasado el tanto con denominación de origen era el pase de Messi a la espalda de la defensa, a la entrada de Jordi Alba, para que resolviera o asistiera. Esos registros no se olvidan. En la prórroga, después de haber aguantado la segunda parte con diez por la expulsión de Mascherano y de estar sin Suárez por lesión, Leo, que estaba en pausa desde hacía muchos minutos, encontró al pequeño lateral para tocar la gloria del doblete en otro gran año. Pero mucho tuvo que pasar hasta el momento del éxtasis...

Mascherano fue el último jugador que nombraron al presentar las alineaciones y el primero en abandonar el campo. Gameiro logró colarse a la espalda de la defensa del Barça y esta vez al argentino no le sirvió su veteranía para llevar las situaciones al límite. Tuvo que agarrar al delantero y vio la roja. El francés es un diablo que parecía dormido. Empezó fogoso y justamente Mascherano le despejó la primera ocasión. Después se escondió, como todo el Sevilla, que cada vez estaba siendo más sometido por el juego de posesión de su rival y por la presión. No es que sufriera mucho, pero tampoco salía. Pero una vez fue suficiente en medio del letargo para decantar la situación a su favor, aunque las consecuencias no fueran inmediatas. Siguió el Barcelona a lo suyo y todavía logró crear un par de oportunidades en un cabezazo de Piqué tras el saque de un córner y en un remate de Messi después de combinar con Neymar, que tardó tiempo en acertar con el regate. Menos necesitó Messi, bastante participativo, y también Iniesta en medio de un ambiente que favorecía al Sevilla. El 1-0 virtual lo había conseguido su afición, más ruidosa con cantos mezclando lo político y lo deportivo. «España, España», gritaban los andaluces, respondidos por los seguidores rivales con un «Betis, Betis». Pero si la afición marcara goles, Turquía sería siempre campeona.

Se movió el balón y Messi no tardó en hacer su primer eslalon, contestado con la ocasión de Gameiro y con otra de Coke, que esta vez no tuvo puntería y remató como con el pie torcido. Fue el preludio del control del Barcelona, pase a pase hasta que a Leo se le ocurría acelerar. Tiró fuera Suárez la primera ocasión y parecía tenerlo todo controlado el Barça. Error. Este Sevilla se cree ahora mismo capaz de cualquier cosa. No había empezado tímido, incluso intentó salir con el balón controlado, con riesgo en los pases, pero le metieron atrás. Tampoco se encuentra incómodo del todo ahí y sacó la expulsión de Mascherano. Era el descanso y sonreían los andaluces. 0-0 y con uno más no era mal negocio.

Luis Enrique esperó al descanso para reconstruir a los suyos con la entrada de Mathieu. Rakitic fue el sacrificado. Sufrió el Barça el acoso del rival en el arranque y se encontró con un tiro al poste en contra, de Banega. Tuvieron suerte los azulgrana, porque después de tocar en el palo la pelota se paseó con descaro cerca de la línea, pero sin llegar a traspasarla. Por si le faltaba poco, Messi tuvo que ser atendido por un choque al mismo tiempo que Suárez se tiraba al suelo por una lesión muscular que le impidió ir más allá. Se fue cabizbajo, lesionado y consolado por Leo, que sí pudo seguir. El himno de El Arrebato se apoderó del Calderón.

Pese a todas las circunstancias, había partido. Rafinha formó parte de la segunda reconstrucción azulgrana y el Sevilla comenzó a dejarse ver con mucha asiduidad por el área del Barcelona. Vitolo dudó en un remate que puso de los nervios a la grada y Busquets despejó por un centímetro un remate de Krychowiak. Era el momento del Sevilla ante un oponente que cambió de registro. Perdió el pase en corto y encontró el largo, al espacio, a las carreras de Neymar. Fue un cambio de papeles. El Barça ha aprendido a contragolpear, pero lo hace mejor tras recuperar la pelota. Protegerse sin ella le cuesta y por eso pasó un mal rato, aunque quizá fuera el mejor partido defensivo que se le recuerda. Perdió la llegada y esta vez no contó con la falta salvadora de Messi. El argentino estaba desapareciendo del césped. Iniesta, no, de nuevo espectacular. De él surgió todo el juego en la segunda parte y la acción que acabó en la expulsión de Banega, en el último minuto, para igualar la situación. Antes, el Sevilla había vuelto al ataque, volcando el juego por los costados. Fue un bombardeo, pero no aprovechó su oportunidad y se vio obligado a jugar una prórroga diez contra diez que cerró el segundo gol de Neymar.

-- Ficha técnica:

2.- Barcelona: Ter Stegen; Alves, Piqué, Mascherano, Alba (Sergi Roberto, min. 120); Rakitic, Sergio Busquets, Iniesta (Rakitic, min. 46); Messi, Luis Suárez (Rafinha, min. 57) y Neymar Jr.

0.- Sevilla: Rico; Mariano (Konoplyanka, min. 78), Ramí, Carriço, Escudero; Krychowiak, Banega; Coke, Iborra (Llorente, min. 105) Vitolo; y Gameiro.

Goles: 1-0, min. 96: Jordi Alba; 2-0, min. 120+2; Neymar.

Árbitro: Carlos del Cerro Grande (Comité Madrileño). Expulsó con roja directa a Mascherano (min. 36) por parte del Barcelona y por parte del Sevilla a Banega (min. 90). Y a Carriço, por doble amarilla en el 121. Mostró cartulina amarilla a Rami (min. 73), Vitolo (min. 75), Iborra (min. 91), Konoplyanka (min. 101), Escudero (min. 103) y Gameiro (min.114) por parte del Sevilla y a Jordi Alba (min. 87), Neymar (min. 88), Dani Alves (min.88) e Iniesta (min. 88) por parte del Barcelona.

Incidencias: final de la Copa del Rey disputado en el estadio Vicente Calderón del Atlético de Madrid ante cerca de 54.000 espectadores. Presenciaron el partido desde el palco el rey Felipe VI y la reina Letizia, ministro de Educación, Cultura y Deportes, Íñigo Méndez de Vigo, el presidente de la Federación Española de Fútbol Ángel María Villar, el presidente de la Generalitat de Catalunya Carles Puigdemont, la presidenta de la Junta de Andalucía Susana Díaz, la alcaldesa de Barcelona Ada Colau, la alcaldesa de Madrid Manuela Carmena, el alcalde de Sevilla Juan Espadas y el seleccionador nacional Vicente del Bosque. EFE