Hierro arropa a De Gea

«No dejamos tirado a nadie de la familia», dice el seleccionador, que mantiene la confianza en el portero a pesar de sus errores

A De Gea se le escapa el segundo tanto de Cristiano Ronaldo / Efe
A De Gea se le escapa el segundo tanto de Cristiano Ronaldo / Efe

«No dejamos tirado a nadie de la familia», dice el seleccionador, que mantiene la confianza en el portero a pesar de sus errores.

«Somos un equipo, somos una familia y no dejamos tirado a nadie de la familia. Animamos a todos a seguir y si estamos pidiendo que seamos un equipo desde que empezó la concentración tenemos que dar lo mismo», dice Fernando Hierro cuando le preguntan por De Gea. Los dos fallos en los últimos goles de Portugal no hacen dudar al nuevo seleccionador, que continúa confiando en el guardameta. «Vamos a ser importantes todos y no dudamos de ninguno de la familia», insiste Fernando. «Nosotros no dudamos ni él duda. Le he dado un abrazo. Sabemos, además, que el portero es un puesto especial, tiene una psicología especial y no tenemos dudas. De verdad que no», repetía una vez más.

El técnico español se estrenaba en el banquillo de la Selección, pero no pudo cambiar mucho de los planes de Lopetegui, una idea en la que ha insistido durante los tres últimos días, desde que se vio obligado a asumir el mando del equipo. «Yo nunca hablo con ningún seleccionador de lo que tiene en la cabeza. Se han quedado muchos de sus colaboradores con nosotros. Tenían un plan que llevamos dos semanas trabajando y no podíamos salirnos mucho. Mi máximo agradecimiento a todos los colaboradores que se han querido quedar aquí», afirmaba Hierro.

El técnico de la Roja era ayer un hombre agradecido. Ha cogido el equipo en un momento complicado, ha tenido que manejar un temporal terrible y ha salvado el partido más complicado de la primera fase, que además era el primero. «Anímicamente tenemos que estar muy orgullosos de los chavales, hemos sabido levantarnos de las adversidades con compromiso, orgullo y personalidad. Somos un equipo maduro, que no duda, que sabe lo que quiere, los chicos saben cómo juegan, llevan mucho tiempo trabajando juntos», explica Hierro.

«Da gusto cuando uno tiene estos jugadores con esa personalidad, ese carácter y ese orgullo. No dudan de sus características, de lo que quieren, y eso es muy importante», añadía. «Llegué con la responsabilidad de saber que no era una situación fácil, pero cuando uno tiene a estos trabajadores te hacen la vida mucho más fácil», reconocía. «Es una cuestión de equipo, de forma de trabajar, pero se agradece cuando se tiene gente con tanto compromiso y que te quiere ayudar. Me considero un privilegiado».