Pavard, de segunda a estrella en el Mundial

Pavard celebra el gol que marcó a Argentina en octavos
Pavard celebra el gol que marcó a Argentina en octavos

Hace dos años, durante la Eurocopa que se jugaba en su país, era un espectador más en las gradas del estadio de Lille animando a su selección contra Suiza. Todavía no había debutado con el Stuttgart en la segunda división alemana. Arriesgó abandonando su casa para crecer en un país extranjero y en un equipo que penaba después de su descenso a la segunda categoría. El Stuttgart pagó cinco millones al Lille por su traspaso. Ahora que el Bayern y varios clubes ingleses lo quieren, el equipo alemán asegura que le parecen pocos 30 millones de euros. Y no tiene cláusula de rescisión.

Pavard llegó al Mundial como uno más, pero se marchará siendo casi una estrella. Su gol a Argentina es uno de los mejores del campeonato y el primero que marca un defensa francés en un Mundial desde que Thuram consiguió dos en la semifinal del Mundial 98 contra Croacia. «Firmaría ser como él», decía hace unos días en la concentración francesa. «Me encanta probar voleas, pero en el entrenamiento la mayoría de las veces mato palomas», añadía bromeando.

El gol fue especialmente celebrado en Jeumont, el pueblo donde se crió, el mismo que vio dar sus primeros pasos como futbolista a Jean Pierre Papin. Pavard se emocionaba hace unos días recordando sus comienzos, cuando nada era sencillo. «Me fui muy temprano de casa. A los diez años iba a un internado. La cantidad de kilómetros que viajaron mis padres por mí. Nunca podré agradecerles lo suficiente por todo lo que han hecho por mí», decía sin poder contener las lágrimas en una entrevista a la televisión francesa TF1. «En Lille casi se rindió. Hubo un tiempo en que las cosas no iban bien, pero logró recuperarse, y lo que hace ahora me sorprende», confesaba su padre.

«Está jugando muy bien con su club y también ha estado con la selección sub'21. Es un defensor central que puede jugar en el lateral derecho. No tiene experiencia internacional, pero no hay muchos que la tengan», aseguraba Deschamps la primera vez que lo convocó con la absoluta en noviembre del año pasado, cuando debutó contra Gales. «Esta temporada vimos unos 30 partidos de él, lo seguimos desde su etapa de juvenil. Es un jugador con carácter y personalidad», reconoce el ayudante del seleccionador, Guy Stephan. Pavard va camino de convertirse en una estrella del fútbol, aunque también ha llamado la atención fuera del campo por su noviazgo con Rachel Legrain-Trapani, miss Francia en 2007 y ocho años mayor que él. El anuncio de su relación lo hicieron la pasada primavera a través de instagram y les llevó a las portadas de la prensa rosa. Pero él es discreto y prefiere seguir siendo noticia en la prensa deportiva.