Ni rastro del campeón

El Atlético se desinfla en un 2015 negro por su falta de juego y degoles. Ya ha perdido la tercera plaza

Mario Suárez, a la cabeza de los ejercicios de coordinación
Mario Suárez, a la cabeza de los ejercicios de coordinación

El Atlético se desinfla en un 2015 negro por su falta de juego y degoles. Ya ha perdido la tercera plaza

El Atlético se está dejando todas sus opciones de revalidar el título de Liga en este año 2015, en el que no le salen las cuentas. La carrera de campeón del año pasado revela que a estas alturas del campeonato, jornada 27, sumaba 64 puntos mientras que ahora se ha quedado en 56, ocho menos, lo que prácticamente y salvo milagro le aleja de la pelea con los dos grandes. El alto riesgo, además, llegaba por detrás, en ese Valencia que le acosaba y que también le ha pasado en la lucha por la tercera plaza.

El equipo rojiblanco está perdiendo fuelle sobre todo lejos del Manzanares, donde no acaba de asentarse ni de mantener una línea regular, entre otras cosas porque los rivales le juegan también ya con la misma intensidad y porque no acaba de encontrar el camino del gol. De hecho, en las últimas cuatro salidas entre Liga (tres) y «Champions» (Leverkusen) no ha logrado perforar el marco contrario ni una sola vez, aunque sí pudo arrancar dos empates en Sevilla y Cornellá.

Los datos son elocuentes y afectan al ataque, sorprendentemente porque ahí empezó y sigue deslumbrando Griezmann, arrancó con fuerza el croata Mandzukic y llegó Fernando Torres en el mercado de invierno como petición expresa del Cholo. Entre eso y las jugadas de estrategia, uno de los avales del equipo que hizo historia el curso pasado con una temporada memorable (título de Liga y finalista de «Champions»), choca la carestía de goles. También está faltando fútbol, algo que se cortó con la lesión de Koke y que el equipo trata de recuperar tras el regreso del canterano.

- Le pasó el Valencia

El problema no es que el título quede ya lejos, muy lejos, sino que el Valencia le ha arrebatado también la tercera plaza, caza mayor codiciada porque da acceso directo a la «Champions». En este sentido, Simeone dijo tras el empate de Cornellá que «no hemos perdido el tercer puesto porque la Liga aún no se ha terminado. El Valencia no ha jugado ninguna Copa y es lógico que compita como lo está haciendo. Nos está costando el gol, pero ya ante el Valencia y el español vamos creciendo, creamos oportunidades, Kiko Casilla fue el mejor del Español y vamos a seguir peleando».

- Peligro, llega el Leverkusen

Mañana martes llega el Leverkusen y el Atlético es superior y debería remontar al amparo y con el apoyo de su público, pero tendrá que apretar los dientes y mejorar de cara a portería. El resultado de la ida fue malo, más que por la derrota en sí por dos factores que a veces suelen resultar determinantes: no marcó en campo contrario y ese 1-0 adverso es extremadamente peligroso, y las sensaciones en Alemania no fueron precisamente positivas, en línea con el dato apuntado de esas cuatro últimas salidas.

- O El Niño o el croata

Simeone tendrá, además, que decidirse por Mandzukic o Torres para formar pareja ofensiva junto a Griezmann, el francés que es intocable y que sí está ofreciendo un notable rendimiento una vez asimilados los conceptos del entrenador argentino. Pero no es menos cierto también que el manejo en las alineaciones titulares del Niño y del croata no está siendo de «ajuste fino». De hecho, por momentos ha parecido que ganaba la partida Mandzukic, pero su carácter y algunos gestos indolentes (los minutos que salió en Sevilla y algún entrenamiento) provocaron la «amonestación» del técnico. Simeone también ha jugado a veces con los dos (un fiasco en Balaídos) o sin ninguno. Un galimatías.

Miranda: dos o tres partidos

El codazo de Miranda a Abraham llevó al jugador del Espanyol al hospital con un traumatismo craneoencefálico, aunque el futbolista «perico» lo abandonó ayer por la tarde. El árbitro describió la acción como «juego brusco con utilización de fuerza excesiva», aunque no constó en su escrito que el españolista no pudo volver ya al terreno de juego y debió ser sustituido por un compañero. Miranda acudió a interesarse por su estado antes del traslado al hospital, y todo apunta a que al central rojiblanco le pueden caer dos o tres partidos por un lance muy peligroso que pudo traer peores consecuencias.