Atlético de Madrid

Oblak, Godín y Tiago, el eje

El portero para, el central golea y el centrocampista dirige la victoria contra el Tottenham

Godín, felicitado por sus compañeros tras marcar el gol de la victoria
Godín, felicitado por sus compañeros tras marcar el gol de la victoria

El Atlético empieza ganando. Buen síntoma, si además consigue la victoria contra el Tottenham de Pochettino y sustentada con una alineación que no va a ser la titular de la difícil y exigente temporada que se avecina.

El Atlético empieza ganando. Buen síntoma, si además consigue la victoria contra el Tottenham de Pochettino y sustentada con una alineación que no va a ser la titular de la difícil y exigente temporada que se avecina.

En Melbourne, en un estadio inmenso que registró algo más de media entrada, con temperaturas de invierno, le costó entrar en calor casi media hora. Luego cogió el tranquillo al partido y, amparado por las paradas de Oblak –espléndido mientras no se adentre en una tanda de penaltis–, impulsado por el olfato de gol de Godín, que hizo el tanto del triunfo, y dirigido por la magistral batuta de Tiago, consiguió lo que se proponía: no salir trasquilado del primer envite internacional de este verano que en Australia no lo es.

El Atlético, día y medio después de aterrizar en Melbourne, mostró un buen estado de forma, con tan sólo tres cambios durante el encuentro y un equipo que mantuvo sus señas de identidad: fiabilidad defensiva y máxima rentabilidad de sus ocasiones ante un Tottenham que dispuso de opciones, pero que tropezó con el ágil guardameta esloveno Jan Oblak.

Simeone apostó por un esquema 4-4-2 de inicio. Pese a los primeros intentos rojiblancos desde el córner, las primeras ocasiones de peligro llevaron el sello «Spur», pero estaba Oblak, y el palo.

Cuando el Atlético encontró a Tiago y a sus laterales, con un buen e incansable Vrsaljko por la derecha, el juego se equilibró y los de Simeone dispusieron de ocasiones en la estrategia, con un primer aviso de Godín de cabeza, minutos antes de anotar el 0-1, al rematar un saque de falta de Gabi mal despejado por Walkes, con el que los rojiblancos se fueron por delante al descanso. Al retorno de los vestuarios, la estrategia dio una nueva ocasión al Atlético, con un saque de falta raso de Saúl para Tiago, cuyo centro no llegó a ser rematado por Savic. No obstante, fue el Tottenham quien se hizo con la iniciativa, con un gran disparo de Mason –incorporado tras el descanso–, el mismo que provocó una falta al borde del área ejecutada con potencia por Janssen, que exigió de Oblak una soberbia estirada.

Mientras Pochettino comenzó a introducir jugadores de refresco desde el arranque de la segunda mitad, Simeone esperó al minuto 60 para dar respiro a Tiago, sustituido por el brasileño Caio Henrique, y cambiar a Héctor por el juvenil Moreno, que pasaba a una banda, con Torres como único punta de referencia en un esquema 4-5-1.

El senegalés Amath, último cambio del Atlético en lugar de Thomas, protagonizó dos buenas ocasiones en los últimos diez minutos con dos disparos al borde del área, uno de ellos desviado por un defensor del Tottenham y otro que no vio portería.