FC Barcelona

Obligado a reinventarse

La apuesta por la continuidad de un bloque de jugadores y un modelo de juego que tantos éxitos le ha brindado al Barcelona sufrió un serio revés cuando a Tito Vilanova se le reprodujo su grave enfermedad y tuvo que dar un paso atrás dejando huérfano el banquillo azulgrana. El club reaccionó con presteza y apostó por el argentino Gerardo Martino, un técnico con mucha y buena fama en Suramérica, pero sin experiencia en el fútbol europeo. La opción del Tata le garantizaba al Barça una cierta continuidad, debido al gusto del argentino por el juego de ataque. Pero, a la vez, suponía un cambio drástico, por su escaso conocimiento de la cantera azulgrana y por venir de un fútbol tan distinto como el de Argentina. Guardiola y Vilanova vivieron en La Masía, donde crecieron y se hicieron hombres. Martino la ha visitado como un turista más. Continuidad y cambio al mismo tiempo.

El Barça ha levantado cuatro de las cinco últimas ligas, así que el listón del Tata está por las nubes. Además, lo ha conseguido practicando un fútbol que ha maravillado al mundo, si bien es cierto que ha dado ciertos signos de agotamiento en las dos ultimas temporadas. La última con Guardiola y la de Tito Vilanova, en la que la dolorosa e histórica eliminación de la Liga de Campeones empañó en cierta medida la mejor Liga de la historia del Barcelona. La llegada de Martino debe convertirse en un aliciente para un vestuario que ha ganado todo lo ganable y que ahora parte de cero con el preparador argentino. Y una plantilla con la calidad que atesora el Barça, obligada a luchar para ganarse un puesto, debe devolver al conjunto azulgrana al podio europeo.

Lo ocurrido con el Bayern en las semifinales de la Liga de Campeones abrió la caja de los truenos y desde el propio vestuario se instó al club a hacer una pequeña revolución para asaltar el cetro de los alemanes esta temporada. Pero la campaña empieza hoy y los azulgrana apenas han hecho un fichaje: Neymar. El brasileño está llamado a ser el mejor socio para Messi y ha llegado dispuesto a ayudar desde el primer día. Pero Neymar no supone ninguna revolución.

Andoni Zubizarreta y Tito Vilanova, los responsables de la planificación, no entendieron necesaria la llegada de más jugadores. Estaban satisfechos con la plantilla. Martino tampoco quiso hacer demasiadas y se limitó a pedir un central, que sigue sin aparecer. De hecho, el Tata confía en la recuperación de Puyol y por eso se ha frenado el fichaje de otro jugador. Una vez aparcada la opción de Thiago Silva, el resto de alternativas no acaban de convencer y la plantilla se puede dar casi por cerrada. El técnico no sólo tiene el reto de mantener el nivel mostrado la pasada temporada en la Liga, sino que debe encajar el juego y los egos de Messi y Neymar, el mejor jugador del mundo y uno que aspira a serlo.