Pegada de campeón

Sólo en la Liga de los récords, el Madrid sumaba más goles a estas alturas. El deseo para 2014 es reducir la media de tantos en contra

La mayor parte de la buena salud de un equipo nace del centro del campo, pero los síntomas se reflejan en las áreas. En la contraria, el Real Madrid no se permite ni un estornudo, mientras que en la propia los virus le afectan más de lo que a Ancelotti le gustaría. El italiano no ha pronunciado ninguna palabra más veces que el deseado «equilibrio», en el que trabaja al mismo tiempo que busca la mejor situación para cuando lleguen los momentos decisivos de todas las competiciones. Los blancos son un púgil con un puño granítico ante el que los rivales caen fulminados, incluso cuando son capaces de hacer daño en la cristalina mandíbula del tercer clasificado de la Liga.

El Real Madrid vuelve a presumir un año más, especialmente desde que llegó Cristiano, de efectividad goleadora. Es un equipo exuberante, que suma 49 tantos en estas primeras 17 jornadas, los mismos que el líder Barcelona y tres más que el mejor Atlético que se recuerda. Sólo el año de los 121 goles con José Mourinho (ver gráfico), los blancos tenían mejor puntería a estas alturas, pero es imposible encontrar en lo que va de siglo XXI una marca mejor a dos partidos del final de la primera vuelta. Ronaldo (18), Benzema (8), Bale (7) e Isco (6) se reparten 39 de las 49 dianas, confirmando que el equipo no ha perdido pólvora a pesar de querer tener más la pelota y ser un poco menos directo. Ancelotti desea más protagonismo y elaboración del juego, como confirma el dato de posesión del domingo en Mestalla (29 contra 71 por ciento a favor de los blancos).

El técnico cree que la mejor forma para jugar tan bien como prometió en su presentación es con la pelota, teniéndola y siendo protagonista de los encuentros, y en ello está. Este nuevo Real Madrid no renuncia al contragolpe que le hizo famoso en la etapa anterior, pero, además, quiere ser más efectivo en el juego estático, cuando el rival espera atrás y cierra los espacios por dentro. Con la pelota, además de atacar se defiende y aquí está el gran deseo que «Carletto» ha pedido para 2014. Los números de los suyos ante Diego López no son tan saludables como en el área contraria, especialmente fuera de casa. Las dos últimas jornadas (Pamplona y Valencia) lo confirman, con tantos en contra por desajustes propios que obligaron a los madridistas a ir a remolque. Oriol Riera remató dos veces en el área pequeña con toda tranquilidad, y en Mestalla no fueron precisamente dos especialistas los que empataron de cabeza por dos veces el partido. Tras el segundo de Mathieu, Xabi Alonso pedía a sus compañeros más tensión en los balones parados, mientras los de atrás reclamaban al centro del campo que los atacantes no encararan con tanta facilidad a la última línea.

El Real Madrid ya ha recibido 21 goles, uno menos que, por ejemplo, el Málaga, clasificado en la décima posición. Demasiado si se tiene en cuenta que la progresión matemática los llevaría a más de 46 a final de Liga, una cifra superior a la que firmó el Madrid en sus últimos cinco títulos ligueros.

Necesitan ajustar en defensa y dar con el equilibrio que sí se ha visto últimamente en el centro, especialmente desde la vuelta de Xabi Alonso y cuando Modric deja a un lado su timidez y se pone al mando como era habitual en el Tottenham o en su selección. El croata corre para atrás y ve clara la salida en ataque. Gracias a su paciencia y claridad llegó el tanto de Jesé, al que el mediocentro habilitó poniendo pausa cuando la mayoría reclamaba prisa.

El modelo ideal a seguir para los blancos es la fase de grupos de la «Champions», en la que el Real Madrid ha marcado más que nadie (20) y ha encajado poco (5), sólo dos goles más que el Chelsea de «Mou» y el Atlético. La ecuación ganadora.

Pendientes de Xabi

Alonso aprovechará los seis días de descanso navideño para recuperarse de la perforación de tímpano que sufrió en Mestalla y que le obligó a volver en coche a Madrid. El día 29 a las 16:00 están citados los futbolistas en Valdebebas y para esa fecha no están previstos avances en la renovación de Xabi. El día 1 de enero será libre para negociar con cualquiera.

Blanca Navidad en el Santiago Bernabéu

El presidente, Florentino Pérez, los entrenadores de fútbol y baloncesto, Carlo Ancelotti y Pablo Laso, y los dos primeros capitanes de ambos equipos, Casillas, Sergio Ramos, Felipe Reyes y Llull, felicitaron la Navidad desde el Bernabéu a todos los aficionados madridistas del planeta.