Pep: «Ningún título es tan satisfactoria como hacer mejores a los futbolistas»

Guardiola no renuncia a dar mérito al apoyo con el que contó de Cruyff y Laporta
Guardiola no renuncia a dar mérito al apoyo con el que contó de Cruyff y Laporta

El entrenador del Bayern Múnich, Pep Guardiola, ha revelado que el "máximo placer"de su profesión lo siente "cuando consigue convencer a la gente con lo que trabajo", con lo que "ningún título"ni del FC Barcelona ni de su actual club es tan satisfactorio como la perspectiva de saber"que ha podido dejar "algo a un jugador"y ayudarle "a ser mejor". "Lo que a mí me sigue motivando es convencer a los jugadores. Cuando me marche del Bayern, lo que me dejará más satisfacción no serán los títulos ganados", indicó Guardiola en una entrevista publicada en la revista oficial de la marca 'Audi', recogida por Europa Press.

Por ello, el técnico confesó que "un título no te da nada más". "Lo ganas y al día siguiente viene el directivo de tu club, tu afición, tu familia... y te dicen que hay que lograr otro. El máximo placer de mi profesión lo siento cuando consigo convencer a la gente con la que trabajo, es lo que me hace seguir adelante", añadió.

"Ningún título del Barça ni del Bayern es tan satisfactorio como la perspectiva de saber que quizás le has dejado algo a un jugador o le has ayudado a ser mejor. Considero que esa es la razón fundamental por la que soy entrenador, más que la alegría de los títulos, que es efímera", agregó al respecto.

El de Santpedor reconoció que cuando jugaba en el Brescia "la alegría que sentía por una victoria era casi comparable a la que haya podido sentir con equipos más grandes", porque en estos "es casi una obligación". "Así que has de procurarte cosas paralelas que te den esa satisfacción. En mi caso es que un jugador me siga; decirle 'tírate por la ventana' y que se tire sin dudar", manifestó.

Por ello, se "entristece mucho"cuando no es "capaz de convencer"de que lo que decide "es lo mejor", mientras que a los jugadores les exige "siempre pasión, que les guste lo que hacen y jugar al fútbol", un factor "se nota enseguida".

Ganador de una Liga de Campeones como jugador y dos como entrenador, Guardiola indicó que su "éxito"es "haber jugado en uno de los mejores equipos del mundo"y "haber entrenado a dos de los mejores equipos del mundo y a algunos de los mejores jugadores".

"No creo en los conceptos 'ganador' o 'mejor' por sí mismos. Siendo exactamente igual de buen o mal entrenador y pensando exactamente igual lo que pienso del fútbol, si no hubiera entrenando a equipos tan buenos, no hubiera tenido tanto éxito", admitió.

"He tenido la suerte de entrenar a jugadores irrepetibles"El técnico tiró de modestia y reveló que su "único mérito"es haber sido elegido "por personas como Txiqui Begiristain o José Ramón Alexanco, con el apoyo de gente como Johan Cruyff o Joan Laporta". "Yo no tengo ningún mérito en eso y además procuro recordarlo siempre", analizó.

"Claro, después de eso hay mucho trabajo y si me mantuve cuatro años en el Barça fue porque ganábamos. Si no hubiera ganado, me hubieran echado como a cualquier otro entrenador cuando no gana partidos", matizó.

Sin embargo, confesó que su mérito personal estuvo "en saber gestionar grupos de gente importante y acertar en la mayoría de las decisiones"que ha tomado. "Soy muy sincero cuando digo que no me siento mejor entrenador que nadie y que intento aprender y copiar muchas cosas de otros entrenadores menos conocidos", expuso.

"Lo que ha marcado la diferencia es que he tenido la suerte de entrenar a jugadores inmensos e irrepetibles en un club que apoyó siempre mis decisiones", remarcó con respecto a su etapa en Can Barça, en la que marco una era.

En su definición como entrenador, Pep no se ve "ni como visionario ni como revolucionario". "Soy un entrenador que ha sabido aprender de quienes me han entrenado a mí, de los compañeros con los que he jugado. he entrenado y de los aspectos que he creído que eran tanto buenos como menos buenos en esto del fútbol. Me definiría así: como un entrenador que sabe aprender", expresó.

"En el Bayern he aprendido que el entorno puede ser diferente, pero cuando te encierras en la sala de reuniones para explicarles lo que deben de hacer, es exactamente lo mismo que en cualquier otro equipo. Se trata de convencer, de creerte tú primero tus ideas y convencerles a ellos de que lo que haremos saldrá bien", añadió.

"El fútbol se vive de manera muy diferente en España y Alemania"

Guardiola definió que el fútbol despierta pasiones porque "tiene épica e identidad". "Es un deporte impredecible, fácil de entender como espectador..., aunque es verdad que se vive de manera muy diferente en ambos países (Alemania y España", subrayó. "Tú has estado en un entrenamiento y has visto a muchísimos espectadores, pero no habrás oído ni una palabra. `Todos están en silencio! Esto en España y en Italia es imposible", celebró el de Santpedor, que del país alemán admira "el cumplimiento de las leyes y el respeto por sus obligaciones"y cuyo propósito al ir a un país es "aprender y observar", porque para "hacer lo de siempre"no habría salido de Barcelona

En relación a otras facetas de la vida, Guardiola reveló que "los futbolistas son como cualquier otra persona y sus gustos e inquietudes son como las de cualquiera", algunos "con más inquietudes culturales y otros con menos".

"No tengo demasiado tiempo para leer, desgraciadamente. El año que estuve en Nueva York pude dedicarme más pero este ya no puedo. El trabajo me absorbe demasiado y el poco tiempo libre que puedo sacar prefiero aprovecharlo para disfrutar con mis hijos ahora que son ya más mayores. De todos modos, a los libros siempre se acaba volviendo", relató.

Finalmente, el entrenador del Bayern comentó que si no hubiera sido entrenador le hubiera gustado "estudiar más en alguna carrera de letras". "Mi reto es que dentro de unos años me siga gustando el oficio de entrenador", sentenció.