¿Por qué había tantas camisetas del Barcelona en el Bernabéu?

El Madrid requisa 357 abonos que los socios revendieron el día del clásico. Es una práctica habitual y la persona que lo compra, que puede ser aficionado rival, entra en el estadio sin problema.

El delantero argentino del FC Barcelona, Leo Messi, celebra con los aficionados el gol de la victoria ante el Real Madrid
El delantero argentino del FC Barcelona, Leo Messi, celebra con los aficionados el gol de la victoria ante el Real Madrid

El Madrid requisa 357 abonos que los socios revendieron el día del clásico. Es una práctica habitual y la persona que lo compra, que puede ser aficionado rival, entra en el estadio sin problema.

En el Madrid se sorprendieron el domingo de que hubiese tantas aficionados con camisetas del Barcelona desperdigados por la grada. Normalmente, los hinchas del equipo rival se sitúan en una esquina alta del estadio, pero contra el Barcelona había muchos por otras partes del estadio. Piensan en el club que probablemente era gente que había comprado los abonos que los socios revenden, una práctica que el club no permite pero que se hace habitualmente en los partidos importantes porque con lo que se saca el socio de la reventa puede pegar el abono anual. Según ha anunciado el Madrid el domingo se retiraron “357 abonos, tras haberse detectado un uso irregular de los mismos, que van a ser remitidos a la Comisión de Disciplina Social como órgano competente para la apertura de los correspondientes expedientes, que pueden desembocar en la expulsión de los titulares de estos abonos como socios del Real Madrid”.

Es algo que sucede con frecuencia: “La Comisión de Disciplina del Real Madrid C. F., antes de la celebración del último encuentro de Liga disputado en el Santiago Bernabéu, ya había abierto 1.450 expedientes de expulsión a socios motivados por reventa de abonos”, continúa el comunicado del club blanco.

Los abonos del Real Madrid son transferibles, es decir, el socio se lo puede dejar a otra persona para que entre en su lugar en el estadio; o lo puede ceder al club si no va a ir y así recibe una cantidad que se restará del pago del abono de la próxima temporada, pero los estatutos del club no permiten que el socio venda o alquile su abono. Ahora, con las redes sociales, es muy sencillo hacerlo. Empresas de internet se ofrecen a comprar los abonos en las cercanías del estadio los días de partido y después lo venden a gran precio a quien quiera comprarlo, en muchas ocasiones extranjeros dispuestos a pagar lo que sea. Esos abonos se pueden conseguir por internet antes incluso de que salgan a la venta las entradas oficiales del partido.