Fútbol

Así será la nueva defensa de Ancelotti

La marcha en breve de Varane al United más la de Ramos acaba con la pareja de centrales de las exitosas Champions. Empieza una nueva era con Alaba y Militao

Varane, en uno de sus últimos partidos con el Real Madrid
Varane, en uno de sus últimos partidos con el Real Madrid FOTO: Bernat Armangue AP

Raphaël Varane tiene que incorporarse ya al Real Madrid después de haber dispuesto de unas vacaciones más largas por disputar la Eurocopa, pero su intención es no tener que hacerlo. Su futuro está lejos del club que apostó por él cuando tenía 18 años. Ahora tiene 28 y esa etapa va a llegar a su fin. El contrato le cumple el año que viene y no va a renovar, después de varios contactos para intentar llegar a un acuerdo. Se irá al Manchester United, donde va a cobrar más dinero de ficha, y el Real Madrid hará una caja de 50-60 millones que tampoco le vendrá mal a sus arcas en tiempos de pandemia. En realidad no es la primera vez que amaga con abandonar Chamartín, pero en esta ocasión la intención sí es definitiva.

Con su marcha se romperá definitivamente la exitosa pareja de centrales con la que el equipo del Bernabéu ha tocado la gloria europea. Sergio Ramos ya es jugador del PSG y la Premier espera a Varane. Juntos estuvieron ya en la Décima Copa de Europa ganada en Lisboa al Atlético de Madrid en 2014 en la primera etapa del ahora regresado Carlo Ancelotti. El francés se perdió la final contra los rojiblancos de 2016 por culpa de una lesión (jugó Pepe), pero el dúo repitió en la de 2017 ante la Juve y en la de 2018 contra el Liverpool. La salida del ex capitán es distinta, al tratarse de un jugador ya muy veterano que ha acabado sus días en el Madrid de forma un tanto controvertida. Varane se irá de manera más amistosa, con 384 encuentros vistiendo la camiseta blanca y 19 goles anotados. Respecto a la defensa de esas Champions históricas, sigue Carvajal, que espera tener un año más tranquilo en cuanto a lesiones, ya que últimamente no le han permitido tener continuidad, y Marcelo (sólo no fue titular en la Décima; jugó Coentrao, aunque el brasileño entró en la segunda parte), pero con un papel menos protagonista, pues Mendy es ahora el lateral izquierdo titular.

El futbolista que debe hacer olvidar a los dos centrales es Alaba, que a las 12:30 del miércoles será presentado. El jugador austriaco, ex del Bayern, ha dejado una muy buena impresión en la Eurocopa, donde ha mostrado su polivalencia, ya que ha actuado tanto de lateral izquierdo como de central, y en la Bundesliga muchas veces jugaba de centrocampista. Su selección llevó a la después campeona Italia a la prórroga en los octavos de final. Se trata de un jugador experimentado que acaba de cumplir 29 años y al que no debería pesarle la presión del Santiago Bernabéu, algo que sí le ha pasado a muchos futbolistas que han querido ser defensas del Real Madrid. Llegó tras ser tentado por media Europa con la carta de libertad, lo que es una bendición en tiempos de pandemia.

El hombre que en principio estará a su lado en el centro de la zaga será Militao, que aprovechó las oportunidades que tuvo al final de la temporada pasada. Llegó al Bernabéu en el verano de 2019 y apenas había contado para Zidane, tapado por Ramos y Varane, pero en el tramo final del pasado curso lo jugó casi todo, partidos de mucha exigencia como las eliminatorias de Champions contra el Liverpool y el Chelsea, y demostró que es un futbolista competente y rápido. Con sólo 23 años y superada la fase de adaptación, parece que le queda mucho que decir. Como la intención es la de no fichar otro central, esa demarcación se quedaría algo coja este año en el conjunto que va a dirigir Ancelotti. Está el eterno Nacho, recién renovado y siempre dispuesto para lo que se necesite, y por lo demás habría que mirar al filial o a Jesús Vallejo, que la pasada campaña estuvo cedido en el Granada y ahora mismo está con la selección española que va disputar los Juegos Olímpicos de Tokio. Cuando regrese de Japón se decidirá qué se hace con él, si mantenerlo en la plantilla o volverlo a ceder. Víctor Chust, de 21 años, y Mario Gila, de 20, son los canteranos que podrían alternar su presencia con el primer equipo, y con ficha del filial.