Ronaldo para ser líder

El portugués, que en Liga no juega fuera de casa desde marzo, va a ser titular hoy en Vigo. El Madrid, obligado a llegar a la última jornada por delante del Barcelona.

El portugués, que en Liga no juega fuera de casa desde marzo, va a ser titular hoy en Vigo. El Madrid, obligado a llegar a la última jornada por delante del Barcelona.

¿Se siente vértigo?», le preguntaron ayer a Zidane. Y el francés, campeón del mundo y de Europa como futbolista, sonrió, que ésa es la marca de la casa, lo que ahora inspira confianza a todo el madridismo. «No», contestó con tanta suavidad como firmeza. Su equipo lleva instalado en el vértigo desde hace un mes, porque cada partido que ha disputado ha sido a vida o muerte. Ahora sólo le quedan tres más, los más importantes, los que dan valor a todo lo hecho durante todos estos meses o dejan al equipo sin premio y con muchas preguntas. Todo en tres finales.

Y para que nadie sienta el vértigo que no siente Zidane, el francés cierra el asunto de las rotaciones hoy en Vigo. Para situaciones excepcionales como este final de Liga, nada mejor que la experiencia y fiarse de los futbolistas con más minutos en los encuentros trascendentales. Y es un partido raro el de hoy. Sólo juegan el Madrid y el Celta, fuera de fecha, un choque que puede romper el empate en lo alto de la clasificación y lanzar al Madrid hacia el título. «Estamos preparados. Nos faltan dos finales y se acaba la Liga. Físicamente estamos muy bien todos y deseando que empiece el partido en Balaídos. Sólo pienso en positivo y en dar el 100% de lo que tenemos todos», explicaba ayer Zidane. El duelo se tenía que disputar en enero, con un Celta pensando en otras cosas, pero se juega hoy, con un Celta sin nada más que hacer que enfrentarse al Madrid y sin la presión del resultado. Frente a eso, Zidane sabe que necesita lo mejor que tiene dentro de su vestuario.

El 18 de marzo, el Real Madrid jugó en San Mamés. Después, fuera de casa, en Liga, ha pasado por Leganés, por Gijón, por La Coruña y por Granada y en ninguno de esos choques participó Cristiano Ronaldo. «Va a estar con nosotros», dijo ayer Zidane, cuando le preguntaron por la presencia del portugués, hoy en Vigo. Muy pocas veces el entrenador francés adelanta las claves del partido que va a jugar el Madrid. Al contrario, siempre responde: «Ya lo verás», porque no quiere dar ni una pista al enemigo. Ayer, sin embargo, no quiso esconderse, porque no había mucho que esconder tampoco: quedan tres partidos para dos títulos, las rotaciones han estado bien, han servido para mantener el nivel competitivo del equipo, para que muchos suplentes se sientan útiles y para que los titulares descansen y lleguen con menos minutos a esta parte de la temporada. Bien, pero ya.

En los últimos siete encuentros que ha disputado Cristiano Ronaldo, ha marcado once goles: contra el Atlético, contra el Bayern, contra el Valencia o el Sevilla. Es decir, contra los grandes rivales, el portugués no ha fallado. Sólo se quedó sin hacer tantos frente al Barcelona.

Está como nunca a estas alturas de la temporada y ya no hay que reservarle para nada más. Como campeón de la Eurocopa, Portugal va a disputar la Copa Confederaciones cuando termine la Champions, pero es un torneo menor, que no necesita al mejor Cristiano o, por lo menos, que no necesita que se dosifique. Es decir, que todo lo que le queda de energía lo va a entregar en estas tres últimas etapas que le quedan al Real Madrid.

Salvo imprevisto, va a disputar las tres, por tanto, sumará 46 partidos esa campaña. La pasada, sin que el Real Madrid tuviese que jugar el Mundialito y la Supercopa de Europa, el portugués estuvo en 48 encuentros. Sólo en su primer año en el Real Madrid, cuando el equipo cayó en octavos de la Champions, en primera ronda de la Copa y cuando se lesionó, disputó menos partidos que en esta temporada. Está más descansado, tiene gol y al Madrid le va la Liga en el empeño. Le necesita más que nunca.

Celta: Sergio Álvarez; Hugo Mallo, Cabral, Roncaglia, Jonny; Radoja, Wass, Tucu Hernández; Iago Aspas, Pione Sisto y Guidetti.Real Madrid: Keylor Navas; Danilo, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Kroos, Modric, Isco; Cristiano Ronaldo y Benzema.Árbitro: Martínez Munuera (colegio valenciano).Estadio: Balaídos.

¿Se siente vértigo?», le preguntaron ayer a Zidane. Y el francés, campeón del mundo y de Europa como futbolista, sonrió, que ésa es la marca de la casa, lo que ahora inspira confianza a todo el madridismo. «No», contestó con tanta suavidad como firmeza. Su equipo lleva instalado en el vértigo desde hace un mes, porque cada partido que ha disputado ha sido a vida o muerte. Ahora sólo le quedan tres más, los más importantes, los que dan valor a todo lo hecho durante todos estos meses o dejan al equipo sin premio y con muchas preguntas. Todo en tres finales.

Y para que nadie sienta el vértigo que no siente Zidane, el francés cierra el asunto de las rotaciones hoy en Vigo. Para situaciones excepcionales como este final de Liga, nada mejor que la experiencia y fiarse de los futbolistas con más minutos en los encuentros trascendentales. Y es un partido raro el de hoy. Sólo juegan el Madrid y el Celta, fuera de fecha, un choque que puede romper el empate en lo alto de la clasificación y lanzar al Madrid hacia el título. «Estamos preparados. Nos faltan dos finales y se acaba la Liga. Físicamente estamos muy bien todos y deseando que empiece el partido en Balaídos. Sólo pienso en positivo y en dar el 100% de lo que tenemos todos», explicaba ayer Zidane. El duelo se tenía que disputar en enero, con un Celta pensando en otras cosas, pero se juega hoy, con un Celta sin nada más que hacer que enfrentarse al Madrid y sin la presión del resultado. Frente a eso, Zidane sabe que necesita lo mejor que tiene dentro de su vestuario.

El 18 de marzo, el Real Madrid jugó en San Mamés. Después, fuera de casa, en Liga, ha pasado por Leganés, por Gijón, por La Coruña y por Granada y en ninguno de esos choques participó Cristiano Ronaldo. «Va a estar con nosotros», dijo ayer Zidane, cuando le preguntaron por la presencia del portugués, hoy en Vigo. Muy pocas veces el entrenador francés adelanta las claves del partido que va a jugar el Madrid. Al contrario, siempre responde: «Ya lo verás», porque no quiere dar ni una pista al enemigo. Ayer, sin embargo, no quiso esconderse, porque no había mucho que esconder tampoco: quedan tres partidos para dos títulos, las rotaciones han estado bien, han servido para mantener el nivel competitivo del equipo, para que muchos suplentes se sientan útiles y para que los titulares descansen y lleguen con menos minutos a esta parte de la temporada. Bien, pero ya.

En los últimos siete encuentros que ha disputado Cristiano Ronaldo, ha marcado once goles: contra el Atlético, contra el Bayern, contra el Valencia o el Sevilla. Es decir, contra los grandes rivales, el portugués no ha fallado. Sólo se quedó sin hacer tantos frente al Barcelona.

Está como nunca a estas alturas de la temporada y ya no hay que reservarle para nada más. Como campeón de la Eurocopa, Portugal va a disputar la Copa Confederaciones cuando termine la Champions, pero es un torneo menor, que no necesita al mejor Cristiano o, por lo menos, que no necesita que se dosifique. Es decir, que todo lo que le queda de energía lo va a entregar en estas tres últimas etapas que le quedan al Real Madrid.

Salvo imprevisto, va a disputar las tres, por tanto, sumará 46 partidos esa campaña. La pasada, sin que el Real Madrid tuviese que jugar el Mundialito y la Supercopa de Europa, el portugués estuvo en 48 encuentros. Sólo en su primer año en el Real Madrid, cuando el equipo cayó en octavos de la Champions, en primera ronda de la Copa y cuando se lesionó, disputó menos partidos que en esta temporada. Está más descansado, tiene gol y al Madrid le va la Liga en el empeño. Le necesita más que nunca.

Celta: Sergio Álvarez; Hugo Mallo, Cabral, Roncaglia, Jonny; Radoja, Wass, Tucu Hernández; Iago Aspas, Pione Sisto y Guidetti.Real Madrid: Keylor Navas; Danilo, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Kroos, Modric, Isco; Cristiano Ronaldo y Benzema.Árbitro: Martínez Munuera (colegio valenciano).Estadio: Balaídos.