Champions League

Un gran Liverpool certifica el adiós del City (1-2)

El Liverpool elimina al City y el técnico fue expulsado al protestar un gol anulado a Mateu Lahoz.

El jugador Raheem Sterling (d) del Manchester City disputa el balón con Georginio Wijnaldum (i) del Liverpool
El jugador Raheem Sterling (d) del Manchester City disputa el balón con Georginio Wijnaldum (i) del Liverpool

El Liverpool elimina al City y el técnico fue expulsado al protestar un gol anulado a Mateu Lahoz.

Los minutos tardó Gabriel Jesús en marcar para que la esperanza de la remontada del City tuviera fundamentos. El partido se ponía en el terreno que quería Pep. Mandó a los suyos al ataque asumiendo los riesgos ante el Liverpool, de entrada frío y timorato. Los intentos de Bernardo Silva, Sané y De Bruyne para asaltar la fortaleza «red» fracasaron y los de Klopp remontaron en la segunda parte con Guardiola en la grada expulsado por Mateu Lahoz.

El City necesitaba tres goles y se puso a trabajar en busca de un resultado épico. Marcó pronto y no dio opciones a los contragolpes de Salah, Mané y Firmino. Los tres delanteros trabajaron más en la presión que en asociarse y buscar acciones de peligro. Y ello facilitó el trabajo del conjunto de Pep. Papel preponderante tuvo Bernardo Silva. Desde la derecha puso centros, remató al poste y se junto con los delanteros en busca del segundo tanto. No llegó, pero hubo una acción para la polémica cuando Mateu le anuló un gol a Sané. Entendió el colegiado que el fuera de juego era claro, pero el último que tocó la pelota hacia atrás fue Milner. Mateu entendió que era una jugada involuntaria y Pep se quedó con dos palmos de narices. De ahí su endafo, su cabreo, sus airadas protestas a su «amigo» español y su expulsión en el túnel de vestuarios.

Hasta que Salah no hizo el empate no respiró Klopp y no dio Pep, sentado en la grada, el partido y la eliminatoria por acabada. Perfecta definición del jugador egipcio tras los fallos consecutivos de Ederson, alocado en su salida, y Walker para que el «Nunca caminarás solo» siga sonando en Europa. Un gol en un momento clave que hacia imposible los intentos de remontada del City.

Guardiola retiró a Silva y metió a Agüero. No se sabe la razón por la que el Kun no fue de la partida cuando se necesitaban goles para remontar. Quería el City goles, se fue al ataque sin la misma intensidad del primer acto y para el Liverpool el encuentro se volvió cómodo. Sencillo para los defensas y con espacios para las galopadas de Mané y Salah. Orden en el centro del campo para que el equipo local se fuera desgastando en su impotencia, en sus ganas de un imposible. Sané seguía empeñado en sus jugadas individuales, sus centros pasados y su acelaración. Gabriel Jesús no la veía y Agüero tampoco encontraba sus huecos y sus habilidades para el remate de primera.

Ya estaba Gündogan en el campo cuando Firmino se plantó ante Ederson para hacer el segundo, para hacer más dura la caída del City y para demostrar que el Liverpool, aunque en la Premier está sin opciones, es un buen equipo. Quizá le falta ser más combinativo en algunos momentos, pero Klopp tiene flechas que pueden hacer un roto o un descosido a cualquiera. Tiene mérito el técnico, que vuelve a poder con Guardiola.

FICHA TÉCNICA.

--ALINEACIONES.

MANCHESTER CITY: Ederson; Walker, Laporte, Otamendi, Fernandinho; De Bruyne, Silva (Agüero, min.66), Bernardo (Gundogan, min.74), Sané; Sterling y Gabriel Jesus.

LIVERPOOL: Karius; Arnold, Lovren, Van Dijk, Robertson; Milner, Wijnaldum, Oxlade-Chamberlain (Clyne, min.81); Mané, Firmino (Klavan, min.82) y Salah (Ings, min.90).

--GOLES:

1 - 0, min.2, Gabriel Jesus.

1 - 1, min.56, Salah.

1 - 2, min.77, Firmino.

--ÁRBITRO: Mateu Lahoz (ESP). Amonestó con tarjeta amarilla a Ederson (min.14) y Bernardo Silva (min.30) en el City y a Mané (min.14), Arnold (min.29), Firmino (min.35) y Van Dijk (min.65) en el Liverpool. Expulsó a Guardiola por protestas en el descanso.

--ESTADIO: Etihad Stadium.