Un derbi en los juzgados

El mismo día en el que Lopera se niega a declarar ante la jueza Alaya, trasciende que Del Nido solicitará el indulto

El ex máximo accionista del Real Betis Manuel Ruiz de Lopera(c), a su llegada esta mañana a los juzgados del Prado
El ex máximo accionista del Real Betis Manuel Ruiz de Lopera(c), a su llegada esta mañana a los juzgados del Prado

Sevilla- El derbi sevillano se juega en todos los órdenes de la vida: en las pachangas de las empresas, los equipos no se dividen en solteros y casados sino en sevillistas y béticos. También en los juzgados tienen ahora los aficionados hispalenses su dicotomía futbolera. Como en una metáfora de la mala relación que siempre han cultivado, José María del Nido y Manuel Ruiz de Lopera estaban ayer de actualidad por asuntos judiciales. El uno, como delincuente con sentencia de prisión en firme; y el otro, como presunto delincuente.

El Betis se halla intervenido judicialmente desde el verano de 2010 después de que la celebérrima jueza Mercedes Alaya (sí, la de los ERE) impusiese a unos administradores que salvasen al club, con su primer equipo entonces en Segunda, del caos financiero e institucional en el que lo había sumido Lopera, incurso en un proceso por presunto delito societario. El dueño del Betis estaba ayer citado a declarar, pero, por tercera vez, se acogió a su derecho a no abrir la boca ante la magistrada, aunque sí habló en la puerta del juzgado. Luis Oliver, que también se arroga para más lío la propiedad del paquete mayoritario de acciones, también pasó por allí sin declarar nada ni ante Alaya ni ante la Prensa.

La historia de Del Nido es archiconocida. Sentenciado en firme a siete años de cárcel por expoliar el Ayuntamiento de Marbella en compañía de Julián Muñoz, ayer anunció a través de un comunicado remitido a los medios que solicitará el indulto al Gobierno «por motivos personales y humanitario». Ha llegado incluso a habilitar un correo electrónico para recoger firmas de adhesión a su petición de gracia.

Como condición previa a la solicitud de indulto, debe satisfacer la multa de 2,8 millones de euros impuesta por el Tribunal Supremo y, para ello, anunció la venta por 800.000 euros de 9.000 acciones del Sevilla, el 7,25 por ciento del capital social. El comprador es un ignoto empresario cordobés apellidado León y lo curioso del caso es que Del Nido ha cobrado cada título al doble de su valor nominal cuando hace unos meses compró un importante paquete de acciones a cuatro veces su valor nominal. Muy raro... o muy evidente.