El Madrid, campeón

El equipo de Zidane ganó la Liga en Málaga con la personalidad con la que se ha manejado en estos últimos partidos. Ronaldo nada más comenzar el choque marcó y Benzema resolvió

El equipo de Zidane ganó la Liga en Málaga con la personalidad con la que se ha manejado en estos últimos partidos. Ronaldo nada más comenzar el choque marcó y Benzema resolvió.

Pepe salió con un palo de selfie para grabar el momento, los jugadores saltaban en el centro del campo mientras Zidane y todo su equipo técnico esperaba un poco apartado, cediendo el protagonismo a los futbolistas. La felicidad se desbordaba en el césped de La Rosaleda tras conseguir la Liga, el título que todo el club tenía en la cabeza desde que empezó la temporada y que llegó por fin, en el último partido, tras una temporada de esfuerzo y solidaridad entre todo el vestuario blanco.

Tenía prisa el Real Madrid, tenía ganas de Liga, de volver a triunfar en España. Tardó dos minutos en encontrar un gol para respirar con tranquilidad, para tomarse el choque en Málaga de otra manera, con paciencia y sin nervios. Ha sido en estos últimos partidos, contra el Sevilla, en Balaídos y en Málaga, tres días complicados, en los que el equipo de Zidane ha mostrado fortaleza y confianza de líder. Ha sido un equipo maduro y responsable, con un objetivo claro, sin despistarse, haciendo lo que tenía que hacer. Un conjunto muy profesional, el mejor de todos los de la Liga. El campeón, tras cinco años, el dueño de un torneo que ya ha ganado 33 veces, como nadie en España.

Rapidez

El Málaga llevaba una racha tan buena que en el Madrid eran precavidos, confiados, pero precavidos. Todo se desbarató cuando la defensa local quiso despejar un balón y se lo dejó de cara a Isco, que es como darle al enemigo una pistola en un duelo. No hay nadie más peligroso que el malagueño en un momento así. Está lanzado Isco, que fue quien mejor vio el partido en todos los momentos. Su último tramo de temporada es de jugador de alta clase, un futbolista determinante que puede reclamar gran parte de esta Liga. Isco, de un toque con el exterior, puso la pelota entre los defensas para que corriese Ronaldo. Por el sitio exacto, con el efecto perfecto para que se fuese abriendo. Cerca del área ya la recogió Ronaldo, para regatear a Kameni, marcar otro tanto en un partido fundamental y dejar la Liga embocada. Es una jugada que se ha repetido mucho este final de Liga: Isco para Cristiano. Y tiene pinta de que se va a repetir bastante más en lo que está por venir.

Control

Con el marcador a favor, con el Barcelona, en ese momento, perdiendo en casa, el Madrid se vio en una situación mucho más relajada de lo que podía haber imaginado. Con Navas en su mejor momento, parando como la temporada pasada, los de Zidane se sienten más seguros y pueden aguantar varios minutos esperando al rival, ordenado y esperando su oportunidad. El Málaga, como había prometido Míchel, buscó el partido, pero encontró muchas dificultades para hacer daño al rival. Sandro se movía mucho y un lanzamiento suyo de falta exigió lo mejor de Keylor Navas. Casemiro iba de un lado a otro, mientras que el equipo local buscaba la espalda de Danilo, quien pedía ayuda Modric.

No dudaba el Madrid. Equilibrado, con todo el equipo conociendo y ejerciendo su función, tuvo paciencia. Además, confiaba en Isco para llegar arriba. Aunque a veces le sobra un toque, ha aprendido a elegir el mejor momento para pasar y no hay nadie como él para encontrar dónde hacer daño. Isco pidió la pelota por todos los lados del campo, para moverla hacia el lado contrario. Con la ayuda de un Modric que va a más, el Madrid tomó la pelota cuando quiso para asustar y se refugió cuando lo creyó necesario.

A balón parado

Pero hacía falta cerrar el partido, para evitar sustos, para ponerse a celebrar el título. Lo bueno de este Madrid es que tiene gran cantidad de recursos. Es así como se ganan Ligas, con capacidad para reaccionar ante todas las circunstancias. En el balón parado ha salvado el Madrid situaciones muy complicadas y a balón parado dio el golpe definitivo a la Liga en Málaga. Otro saque de esquina que tras un par de rebotes acabó marcando Benzema, otro que está haciendo un final de temporada para guardarlo cuando vuelvan las críticas. Con dos tantos a favor, el tiempo que quedaba era una cuenta atrás para celebrar uno de los títulos más perseguidos por el Real Madrid.

El Málaga siguió a lo suyo, con profesionalidad y lanzó un balón al larguero. Pero el Madrid lo miraba todo con la calma de quien sabe que ha hecho todo lo necesario para ser el mejor equipo de España, el campeón, el que busca también la Champions.

0 - Málaga: Kameni; Miguel Torres, Luis Hernández, Mikel, Ricca; Camacho, Recio, Fornals, Keko ('Chory' Castro, m.60), Jony (Duda, m.72); y Sandro (Charles, m.69).

2 - Real Madrid: Keylor Navas; Danilo, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro (Kovacic, m.66), Modric, Kroos, Isco (James, m.66); Cristiano Ronaldo y Benzema (Morata, m.73).

Goles: 0-1, m.2: Cristiano Ronaldo. 0-2, m.55: Benzema.

Árbitro: De Burgos Bengoetxea (Comité Vasco). Amonestó a Kameni (55) y Jony (55) por el Málaga.

Incidencias: encuentro correspondiente a la 38a jornada de LaLiga Santander, en el estadio La Rosaleda ante la presencia de 30.000 espectadores.