Juan Luis Larrea: «Tebas no es mi amigo, pero quiero que estemos en contacto»

La unión del fútbol español es la gran preocupación del hombre que sustituyó a Villar de manera interina.

La unión del fútbol español es la gran preocupación del hombre que sustituyó a Villar de manera interina.

Juan Luis Larrea (San Sebastián, 1953) lleva más de media vida en la Federación. Fue el tesorero de Ángel María Villar desde 1988 y después, su sustituto temporal. Ahora quiere ser presidente de pleno derecho. El próximo jueves 17 se celebran las elecciones, pero su mayor preocupación es que el fútbol español, por fin, pueda vivir en paz.

–¿El fútbol español se puede permitir vivir en una guerra continua?

–A los hechos me remito. Fíjate lo que ha pasado por estar en guerra. Yo no quiero guerras, quiero conciliación, quiero sintonía entre todos los estamentos, quiero un fútbol unido y es por lo que voy a trabajar.

–¿Cuál es la medida más urgente que necesita tomar el fútbol español?

–Unir todo. En este momento, por desgracia, se ha vuelto a dividir, se han separado las territoriales. Hay que volver con cautela a acercar el fútbol base. Las federaciones territoriales son las que manejan todo nuestro fútbol, la cantera, de donde salen los futbolistas. Eso hay que trabajarlo.

–¿Cuánta fuerza tienen las territoriales?

–Tienen mayoría en la Asamblea y si hay buena relación entre los diferentes estamentos son los que dominan el fútbol. En el fútbol hay una parcela que es muy importante, que es la Liga y otro es el arbitraje, que son dos estamentos que están al margen, pero tenemos que estar en sintonía. Sin que nadie sea dependiente de nadie, pero sí en una perfecta sintonía.

–¿Los árbitros tienen que ser independientes de la Federación y de la Liga?

–Yo creo que de la Federación, no. Son un estamento importantísimo, pero tiene que ser independiente de la Liga. El arbitraje no puede tener al patrón en el mismo barco. La Federación lleva un ensamblaje serio con el arbitraje, dejándolo funcionar con total autonomía. Vamos a incorporar el VAR y seguiremos incorporando mecanismos electrónicos que puedan ayudar a evitar el escasísimo margen de error que puede tener el árbitro. Pero en todo lo demás tienen que tener autonomía, tienen que decidir ellos. La Liga, por contra, es la patronal, es quien les paga.

–Ese trabajo de cantera que tantos éxitos ha dado ¿se puede desarrollar en el fútbol femenino?

–Nos han copiado Inglaterra, Francia, Alemania, pero nos empiezan a pasar. El fútbol femenino está cogiendo mucha fuerza en el país y a nivel internacional está consiguiendo muchos logros, por lo que hay que seguir potenciándolo. Faltaba una pata, que era la ayuda económica, aunque ahora se está acercando mucho a la gente y estamos viendo campos con 20.000 o 25.000 espectadores. Se vio en Bilbao y se ha visto en Madrid con el Atlético. El fútbol femenino está empezando a coger un tirón importante, pero todavía está a años luz del fútbol masculino en cuanto a ingresos. Hay que crear un departamento de fútbol femenino con dedicación plena, tenemos que apoyar a la mujer de forma seria.

–De su candidatura se dijo que era continuista, ahora que es el candidato de Tebas. ¿Usted dónde se sitúa?

–Ninguna de las dos afirmaciones es cierta. Yo he tenido una excelente relación con Ángel María Villar porque he sido su tesorero durante 28 años. Continuismo no hay porque yo he tomado decisiones que no sé si las hubiese tomado él. Tebas es el presidente de la Liga y yo con Tebas me tengo que entender porque tiene que haber entendimiento entre la Federación y la Liga. Y Tebas pasará y Juan Luis Larrea también, pero seguirán los dos organismos que son los que tienen que entenderse. Tebas no me va a quitar el puesto ni va a obligar a la Federación a hacer cosas que no tenga interés en hacer. Hemos tenido una sintonía y esa sintonía se va a mantener tanto con la Liga como con el Consejo, pero cada uno en su departamento. No entiendo que tenga que haber una injerencia ni del Consejo ni de la Liga en la Federación.

–¿Cómo es su relación con Tebas?

–Normal. Pero de trato, yo no tengo amistad con Tebas. Es el presidente de la Liga y hablo con él de temas de fútbol. Tebas no es mi amigo. Que me invita a la Liga a participar, voy. Yo he invitado a la Liga y si gano las elecciones, estará con nosotros con una persona designada por ellos. Quiero que estemos en contacto y tengo abierto el teléfono para que me llame cuando quiera.

–¿Y con Rubiales?

–Le saludo. Yo he tenido una buena relación con él, pero lo que no me parece bien es que haya trampas y falsas verdades, que son las mentiras más gordas. No se puede estar engañando, que si yo hago, que si yo compro, que si yo robo, que si yo digo, que si yo amenazo. Yo no he hecho nada de eso que están diciendo. Todas estas cosas son las que me han distanciado de Luis porque creo que están provocadas por él y por algunos medios de comunicación que le albergan.

¿Habla con Villar?

–Hablé con él hace quince días para decirle que se había muerto la madre del presidente del Alavés. Hablamos dos minutos y creo que está preocupado por el día después, por esta división de federaciones que se ha creado cuando él siempre ha abogado por la unión de todas las federaciones. Y le llamé cuando presenté los avales. Me parecía oportuno que se enterara por mí mismo y no por la Prensa.

–¿Es necesaria una junta directiva tan amplia como la de Villar?

–No creo que sea operativa. Mi intención es tener una junta directiva en la que estén todos los estamentos, pero que sea más corta. Y que tenga presencia de la mujer.

–¿Se ha sentido cómodo como presidente de la Federación?

–Sí. Me he sentido cómodo y he ejercido como presidente de la Federación y he tomado decisiones que he creído que había que tomar. Decisiones difíciles en estos meses. Hemos dirigido, hemos atendido al personal, hemos realizado una serie de gestiones domésticas, hemos recuperado el puesto que teníamos en el Comité Ejecutivo de la UEFA y hemos traído para España la final de la Champions en el 19. Estamos haciendo cosas a nivel internacional. Todo eso se tiene que valorar y ahí está.

–¿A quién ha beneficiado el retraso en las elecciones?

–No tengo ni idea. Yo no creo que beneficie a nadie. Ha perjudicado al fútbol español, que no ha podido tomar decisiones importantes de firmas con espónsors, renovación de los seleccionadores, esas decisiones que son de presidencia y que no puede tomar una gestora. Yo creo que ha perjudicado a los dos. Pero no entiendo. Por un voto no se puede hacer eso. Una persona que dice que va a ganar por goleada o por amplia mayoría no puede pelearse por un voto que igual es mío, además.