Actualidad

Kipchoge, inmortal, baja de las dos horas en el maratón

El keniano Eliud Kipchoge lo hizo. 1h 59m 40s fue su tiempo de maratón en el reto Ineos en Viena y se convierte en un mito del deporte, el único ser humano capaz de derribar una barrera que parecía imposible.

Publicidad

El maratoniano más rápido de la historia ha reventado el crono corriendo los 42.195 metros a una velocidad media más propia de un sprint, con una media de 17 segundos por cada 100 metros, 2 minutos 50 segundos por kilómetro.

Kipchoge realizó los últimos metros en solitario y entró en la meta sonriendo, tras dinamitar una de las fronteras legendarias del atletismo de forma muy holgada.

El fondista, récord mundial de maratón (2h01:39), fue el protagonista en solitario de una carrera hecha a su medida, "Ineos 1.59", en la que cuenta con ayudas externas no permitidas por la Federación Internacional de Atletismo y, por tanto, su marca no será homologada.

La carrera comenzó a las 06.15 GMT con condiciones climáticas peores a lo inicialmente calculado, con niebla y una humedad del 90%, lo que aumentaba el desgaste.

Publicidad

Kipchoge corre con un vehículo cortavientos que va marcando el ritmo para batir el legendario muro de las dos horas y escoltado por un equipo de '41 liebres' de primer nivel que se van turnando en los apoyos.

Para batir la legendaria barrera de las dos horas Kipchoge corrió a un ritmo constante de 2 minutos 50 segundos por kilómetro.

Publicidad

Pese a que no sea un récord mundial oficial, correr a un ritmo tan brutal y hacer trizas el muro de las dos horas permitirá a Kipchoge tener un sitio en el olimpo de las deidades del deporte.

El atleta africano ha asegurado que esta carrera, pese a no ser oficial, es más importante que el récord que logró el año pasado en Berlín porque romper la barrera de las dos horas le permite entrar en la historia e inspirar a toda una generación.