Deportes

La Peñota, un pico de casi 2.000 metros de altitud pero de fácil ascenso

Con casi 2.000 metros de latitud y situada entre la Comunidad de Madrid y Segovia.

El pico de La Peñota es el lugar donde ha sido encontrado el cadáver de Blanca Fernández Ochoa.

Publicidad

La Peñota, el lugar donde ha sido encontrado el cadáver de Blanca Fernández Ochoa, es un pico situado a los pies de la localidad de Los Molinos en su cara sur. Es una de las montañas más importantes de la sierra de Guadarrama, con una latitud de 1945 metros. Es limítrofe entre San Rafael y Cercedilla, lo que hace que se encuentre entre la Comunidad de Madrid y Segovia.

La cara norte está dentro del término de El Espinar. Se alza entre el Puerto de Guadarrama, al oeste del pico, el valle de la Fuenfría, al este, y el valle del río Moros, al norte.

Publicidad

Ernesto Montes, la última pareja de Blanca Fernández Ochoa ha participado en la búsqueda

Publicidad

Su ascensión es muy sencilla y se puede realizar desde varias vertientes diferentes. Se puede llegar por la estación de Cercedilla y no tiene dificultad técnica, aunque la cima sí es difícil acceso dado la gran cantidad de rocas en la zona. Su desnivel acumulado es de 800 metros. También se puede acceder por el puerto de Guadarrama o de los Leones, aunque esta ruta es de mayor dificultad que la de Cercedilla. Estaría a unas dos horas desde el lugar en que fue hallado el coche, unos ocho kilómetros de distancia y 1.000 metros de desnivel.

Visible desde Madrid en días despejados, lo mejor son los panoramas que se contemplan desde su cimera. Conforman La Peñota tiene tres cimas, aunque en realidad se trata de cuatro, pues la principal es una cumbre con dos puntas gemelas. Su descarnado granito se alza de Oeste a Este en lo alto del cordal serrano y asemeja a una versión reducida de los Siete Picos. Además de La Peñota, también se llama Tres Picos, Gibraltar y Pico Carpentier.

A los 1.510 metros de la subida, se encuentra el monumento al Arcipreste de Hita, y lo cruza una pista que lleva a su vertiente meridional, donde a escasa distancia de la cerca se localizan las Peñas del Arcipreste.

Publicidad

La llegada a esta cumbre, compuesta por tres pequeñas cimas graníticas, no es una ruta de senderismo normal. Es más habitual que la concurran amantes del 'trekking', una disciplina que consiste en realizar largas caminatas por rutas de montaña para entrar más en contacto con la naturaleza.

La zona cuenta con una gran cantidad de piedras que entorpecen su subida y es proclive a la desorientación, según han indicado a Europa Press expertos de este lugar de la sierra madrileña.

Según expertos senderistas, al tratarse de un pico en el que la nieve no suele durar demasiado tiempo, es sencillo ascender en prácticamente cualquier época del año excepto en los días más duros de invierno.

El paso a la tercera peñota es el más peligroso, sobre todo en invierno, y es muy importante seguir las marcas e hitos pues la zona puede llegar a ser muy complicada entre los bloques de piedra de la pared de este cortado hacia el valle de Guadarrama, según relata la web trotamontes.org, “pero que según vayamos superando nos harán sentir una inmensa sensación de estar pasando por un recorrido verdaderamente montañero, cortados de impresión, grandes bloques de piedra, repechos y nuevos descensos por este pequeño laberinto”.