Deportes

Por estos motivos puede ganar Nadal Roland Garros

Rafa Nadal arranca ante Yannick Hanfmann, alemán procedente de la previa (alrededor de las 13:00 en Eurosport), el camino hacia su duodécimo Roland Garros. La pista Philippe Chatrier, la central de París, ha estado de obras y luce un aspecto algo diferente al habitual en las gradas, pero en esa misma tierra es donde el español ha ejercido una tiranía que apenas tiene réplica ya no en el tenis, sino en el deporte en general.

Publicidad

Catorce participaciones allí, con once triunfos, 86 partidos ganados, sólo dos derrotas (ante Soderling en 2009 y ante Djokovic en 2015) y un abandono por lesión. Su juego es analizado, se buscan antídotos, pero casi nadie ha dado con la solución. «Saber lo que le tienes que hacer se puede saber, pero ganarle tres sets en tierra... Tiene que ser alguien que mentalmente esté muy fuerte, físicamente también, que esté todo el rato mandando y que Rafa juegue mal. El tema es aguantar cinco sets así», explica Jordi Arrese, uno de los excapitanes de la Copa Davis que analiza para LA RAZÓN los motivos del dominio de Nadal.

Mentalidad«En los torneos de tierra es en los que más tienes que trabajar, en pista dura va todo más rápido y los puntos duran menos; en tierra hay más desgaste en todos los sentidos y él está muy preparado. Aprendió a jugar en tierra, tiene una mentalidad para sufrir y sufre mejor que el resto de jugadores; otros aguantan, pero no son tan sufridores», asegura Juan Avendaño. «Mentalmente es el mejor que he visto», interviene Álex Corretja. «Rafa tiene una capacidad de sufrimiento espectacular y ganarle a cinco sets en tierra batida es muy, muy, difícil. Sus cualidades mentales, físicas y tenísticas se adaptan a esas pistas», opina Albert Costa, que introduce el siguiente punto a favor de Nadal en la superficie lenta en general y en Roland Garros en particular: su forma de jugar.

Efectos, ángulos, ataque...«Físicamente es muy fuerte, de cabeza, el mejor, y juega con mucho efecto liftado, es zurdo y abre muchos ángulos; la derecha es mortífera, bota muy alta; con el revés abre muy bien pista... Toda esa combinación hace que sea muy difícil de batir», desgrana Corretja. «La pista es muy grande, se defiende muy bien, pero él también ataca y te mete mucha presión, y la intensidad que imprime durante tres horas o tres horas y media hay pocos jugadores que lo puedan aguantar», añade. Y Arrese lo confirma y completa: «Nadal ataca mejor que los demás a nivel de efectos, levanta la pelota más que nadie, y eso significa que los rivales tienen que remar y ganar el punto más de una vez. Hoy en día hay pocos en tierra que pueden cambiar los efectos: Tsitsipas, Thiem, Federer... un poco Djokovic, que también juega con los ángulos, más Del Potro, que la revienta y no te deja que le hagas eso. Sólo ese grupo puede aguantar ese ritmo y hacer algo diferente en tierra».

Y este año...«Para mí Rafa es el máximo favorito otra vez. Llegaba a Roma después de haber hecho tres semifinales; otro estaría encantado, en él, acostumbrado a ganar todo, se ve raro, pero es normal, fruto de que necesita rodaje. Después ganó Roma y eso le ha dado lo que necesitaba, aunque para mí hubiese sido favorito igualmente porque en París Rafa siempre tiene una sensación muy buena y no tiene nada que ver tres sets a cinco sets», dice Avendaño. «El hecho de haber cogido un torneo, y que sea el anterior, mentalmente para Rafa es más que suficiente», incide en la idea Arrese. «Quizá le estaba faltando un poco de decisión, pero yo no lo veía jugando mal y a cinco sets él es más fuerte», continúa el medallista de plata en los Juegos de Barcelona 92. «Candidatos veo el primero a Rafa y segundo muy cercano a Djokovic. Pese a lo que sucedió en Roma, el serbio está jugando muy bien y ha ganado un torneo en tierra, lo que le da confianza. Y tiene el aliciente de poder lograr los cuatro “grandes” seguidos», continúa Arrese. «Djokovic, cuando está en plena forma, le puede hacer daño», piensa Avendaño.

Publicidad

Corretja incluye también a Dominic Thiem: «A estos tres es quienes veo con más posibilidades, con Rafa un poco por encima, sobre todo por ser un especialista consumado en tierra y porque acaba de ganar en Roma, lo que también le da una dosis de moral y de ritmo que a él tanto le gusta. Y porque tiene once Roland Garros y sabe mejor que nadie cómo gestionar ese tipo de situaciones». «Me costaría no ver a Djokovic y Rafa en la final», concluye Arrese. «Federer, Tsitsipas, Thiem y Del Potro son peligrosos, pero se verían con ellos en semis, y ahí veo difícil que los sorprendan», afirma.