Laso: «Creímos cuando nadie creía»

El Madrid necesitó un partido serio para superar al CSKA y cuando le preguntaron a Laso quiénes habían dado un paso adelante, el entrenador nombró a todos los jugadores que tuvieron minutos ayer

El Madrid necesitó un partido serio para superar al CSKA y cuando le preguntaron a Laso quiénes habían dado un paso adelante, el entrenador nombró a todos los jugadores que tuvieron minutos ayer.

Kuzmic todavía está recuperándose de una rotura de ligamentos, pero todos los demás «chicos» de Laso se sienten listos para la próxima batalla. Una más, la última camino de la décima Copa de Europa para el Real Madrid después de un camino que tenía todas las curvas posibles. La más difícil, la que apareció a principios de agosto, cuando Llull gritó de dolor con la Selección en un amistoso en Tenerife. La columna más sólida del proyecto se rompía para los próximos nueves meses. Después, una sucesión de lesiones que el método del técnico fue convirtiendo en razones para ser más fuertes y avanzar mientras se recuperaban los soldados caídos. «Creo que nuestro valor es que creímos cuando nadie lo hacía. Si hubiéramos dicho entonces que hoy estaríamos en la final de la Euroliga nos habrían tomado por locos», admitía Pablo en Movistar +. Y justo ahí, a cuarenta minutos del título está este Real Madrid, precisamente contra el Fenerbahçe, su verdugo los dos últimos cursos. «Otra vez, se está convirtiendo en un clásico del torneo», explicaba Llull con una sonrisa de oreja a oreja y la mirada del que quiere más. No hace tanto que soltó las muletas y pudo caminar sin necesidad de hacerlo en la piscina o con la ayuda de la cámara anti gravedad. Ha regresado a tiempo, un chute de moral para el resto, y no se acuerda de las cicatrices cuando entra a la cancha. Jugó sin complejos y su diagnóstico está claro. «Pinta bien, me encuentro perfectamente», confesaba.

El Madrid necesitó un partido serio para superar al CSKA y cuando le preguntaron a Laso quiénes habían dado un paso adelante, el entrenador nombró a todos los jugadores que tuvieron minutos ayer. Y se acordó también de los que no jugaron, pero dieron la cara en diciembre para estar hoy en la final.