Los vecinos de Cercedilla: "Si conoces bien la zona, no te caes"

Última hora Blanca Fernández Ochoa: Encuentran el cadáver de Blanca Fernández Ochoa en la sierra de Madrid

Los vecinos de Cercedilla conocen a Blanca Fernández Ochoa porque vivió allí y porque es habitual verla por allí haciendo senderismo, el deporte que más le gusta ahora, después de ser medallista olímpica con el esquí.

Algunos vecinos cuentan que hace un par de meses que no la veían y aseguran que «si conoces bien la pista, es muy difícil que te caigas». Blanca es una experta en esa zona, un lugar al que suele recurrir cuando quiere estar consigo misma.

«Aunque de vez en cuando quisiera desaparecer un par de días, como hacemos todos, esto no es normal, porque está incomunicada», aseguró la taekwondista Coral Bistuer, una amiga de la familia: «Es muy extraño porque Blanca no es una irresponsable, su familia es una piña, para ella la responsabilidad de su familia e hijos estaba por encima de todo», continuaba diciendo. «Pueden pasar tantas cosas y eso es que hace que la familia esté muy angustiada».

Bistuer dio una imagen distinta de la de familia acerca de Blanca: «Es una persona que ahora mismo necesita mucha ayuda», aseguró y pidió que «quien tenga una pequeña información, que se ponga en contacto con la Policía». Según ella, Blanca «estaba pasando una época un tanto complicada y estaba siendo atendida por varios especialistas. Me decía que estaba pasando el eslalon más duro de su vida, pero que lo iba a ganar».

Blanca Fernández Ochoa hace tiempo que había dejado el esquí y todo lo relacionado con ese deporte. Después de su medalla y tras retirarse, con su familia, tuvo una tienda de productos de esquí, pero con la crisis tuvieron que cerrar y ella necesitó reinventarse.

Apareció en programas de televisión y se convirtió en entrenadora personal. Tiene un hijo y una hija, que también se dedica al deporte.

Olivia juega al rugby y ha sido internacional con la Selección. Fue Olivia la que puso la denuncia de la desaparición de su madre. El móvil de la madre estaba en casa y ella aprovechó para dar un «like» a una publicación suya en Instagram desde el teléfono que su madre había dejado en casa para pasar un tiempo a solas sin estar pendiente del móvil.