Motociclismo

«Robo» de Márquez y adiós a las aletas

Dovizioso consiguió su primera mejor clasificación de la temporada

Andrea Dovizioso en su Ducati durante el Gran Premio de Assen.
Andrea Dovizioso en su Ducati durante el Gran Premio de Assen.

No habrá alerones en MotoGP a partir de 2017. Ayer mismo quedaron prohibidos para la próxima temporada estos elementos aerodinámicos que se habían puesto de moda en los últimos tiempos. Ducati fue el equipo pionero en utilizarlos y el que más dinero ha invertido en su desarrollo. Por eso, eran los más partidarios de la continuidad de las famosas aletas, cuya función es la de mantener la rueda delantera pegada al suelo tanto en las grandes frenadas como en la aceleración.

Yamaha y Honda también se habían apuntado a la utilización de los alerones con diferentes formas, tamaños y alturas a ambos lados de la parte delantera del carenado. Dani Pedrosa fue de los primeros que alertó de su peligrosidad en caso de alguna caída, ya que podían convertirse en un elemento punzante. Se barajó la posibilidad de construirlos de tal forma que saltaran automáticamente en caso de colisión, pero la Comisión de Grandes Premios se reunió ayer en Assen y decidió poner punto y final al experimento. Rossi era de los que menos fe tenían en la utilidad de las aletas al mismo tiempo que confesaba que no le gustaban porque hacían más fea su moto.

Antes de que se hiciera pública la decisión de prohibir los alerones, Dovizioso se apuntó la primera «pole» celebrada en Assen en sábado. Este curso es el primero que los intereses comerciales han podido con la fe y la tradición de correr en Holanda en sábado para que la gente pudiera ir a misa el domingo. Eso se ha terminado. Lo que no varía es el tiempo malo y cambiante de los Países Bajos, que convirtió la Q2 de MotoGP en una cuestión de supervivencia. Rossi fue entre los favoritos el que mejor salvó la situación con una segunda plaza que le convierte en candidato a la victoria hoy. Lorenzo, muy incómodo, acabó 11º, mientras que Márquez volvió a hacer una de las suyas. Se cayó en mitad del cuarto de hora cronometrado y le «robó» la scooter a un fotógrafo italiano para volver al box y salir con la segunda moto. «Casi me caigo en el paddock», bromeaba. «Vi que tenía las llaves puestas y...».