Sólo es viernes en Jerez

Las Honda dominan de forma abrumadora los primeros entrenamientos del Gran Premio de España de MotoGP, mientras las Yamaha oficiales de Rossi y Viñales sufren casi tanto como el año pasado en un circuito supuestamente favorable

Primer entrenamiento del Gran Premio de España de MotoGP / Foto: Efe
Primer entrenamiento del Gran Premio de España de MotoGP / Foto: Efe

Las Honda dominan de forma abrumadora los primeros entrenamientos del Gran Premio de España de MotoGP, mientras las Yamaha oficiales de Rossi y Viñales sufren casi tanto como el año pasado en un circuito supuestamente favorable

Primera jornada de entrenamientos en Jerez. Las Honda vuelan, mientras las Yamaha, que se supone que juegan en terreno favorable, sufren. Las sensaciones eran totalmente opuestas al final del día, pero la conclusión era la misma: sólo es viernes. Lo dijo Márquez cuando le llovían preguntas sobre su superioridad y la facilidad con la que está consiguiendo ir rápido. Se fue al suelo por exceso de ganas en busca de un buen ritmo. “En otro circuito hubiera salido de la trazada y listo, pero aquí, quiero hacerlo bien, insistí y me caí. Es error mío”, reconocía. La caída es una anécdota. “Diría que estamos para luchar por el podio y ganar si todo cuadra”, añadía. Pero recordaba que sólo era viernes para ponerle freno a la euforia. Su Honda va bien, como la de Crutchlow, el más rápido del día, y la de Pedrosa. Con neumáticos duros, medios o blandos, los pilotos de la marca del ala dorada dominaban el cronómetro al mismo tiempo que sudaban lo suyo los oficiales de Yamaha.

“Menos mal que sólo es viernes”, confesaba Maverick buscando algo de consuelo a un par de sesiones de entrenamiento más que complicadas. No sabría decir Viñales si los problemas son más o menos importantes que los del año pasado, justo cuando arrancó su hundimiento. Hasta Jerez parecía que ganaría el Mundial de forma abrumadora y desde entonces sólo ha sumado una victoria. Otra vez falta de agarre y dificultades para hacer girar la moto. Casi todo mal y la sensación de que no será fácil romper la mala racha de carreras sin vencer. “Trato de mantenerme positivo, desconectar y pensar en lo que viene”, insistía poniéndole la mejor cara posible a los problemas.

“Ha sido un día complicado, con calor tenemos más problemas de falta de agarre, estamos muy lejos de los cinco primeros”, confirmaba Rossi, contento con el nuevo asfalto de Jerez pero no con el balance de su moto, que no es el mejor. Todo lo contrario que el de las Honda, que van bien sea cual sea el piloto y la configuración elegida.

“Sólo es viernes”, afirmaba también Valentino, en el bando de los que lo pronunciaban con la esperanza de que la cosa cambie. Marc también recordaba que quedan sábado y domingo para terminar el trabajo, pero su frase llevaba implícito el sentido contrario. El de que todo se mantenga así, aunque es pronto para sacar conclusiones.