Muere Manuel Briñas, exresponsable de la cantera del Atlético y acusado de abusos

El fraile ha fallecido a los 88 años cuatro meses después de que los 'Marianistas' anunciaran la apertura de una investigación por presuntos abusos a un menor

Manuel Briñas, religioso y exresponsable de la escuela del Atlético de Madrid e investigado por abusos a menores
Manuel Briñas, religioso y exresponsable de la escuela del Atlético de Madrid e investigado por abusos a menores

El fraile ha fallecido a los 88 años cuatro meses después de que los 'Marianistas' anunciaran la apertura de una investigación por presuntos abusos a un menor

El fraile marianista Ángel Manuel Briñas, antiguo responsable de la cantera del Atlético de Madrid y acusado de abusos, ha fallecido este miércoles 19 de junio y el funeral se ha celebrado este mismo jueves, según han confirmado a Europa Press fuentes de los Marianistas.

El fallecimiento de Manuel Briñas se produce cuatro meses después de que la Provincia de España de la Compañía de María, los 'Marianistas', anunciaran la apertura de una investigación por presuntos abusos a un menor.

Según informó el diario 'El País' el 13 de febrero, Briñas, de 88 años, admitió haber abusado sexualmente de un menor de edad cuando era responsable deportivo y de scouts del Colegio Marianista Hermanos Amorós, del madrileño barrio de Carabanchel.

Los Marianistas expresaron entonces su "estupor y consternación"por estos hechos de los que afirmaron no tener noticia hasta ese momento y condenaron "cualquier tipo de abusos", especialmente, "los abusos sexuales a menores".

"Nuestra vocación educadora se opone frontalmente a estos abusos, contrarios a nuestros principios y, por lo tanto, inadmisibles en cualquier circunstancia", subrayaron en un comunicado.

También pidieron "perdón"a la víctima que sufrió los abusos por parte de este religioso y a su familia y le propusieron un encuentro para "escucharla, pedirle personalmente perdón y ofrecerle ayuda".

Además, con el fin del "total esclarecimiento"de lo ocurrido, anunciaron que abrirían una investigación "respetando siempre la voluntad de las posibles víctimas y el derecho de presunción de inocencia"y, que en función de los resultados de la misma, tomarían "las medidas oportunas".