Actualidad

Open Británico: El regreso de Tiger Woods

Comienza el Open Británico con el estadounidense entre los favoritos después de tres años de ausencia y tras superar una larga lesión de espalda. Rahm y Sergio García son las bazas españolas en Carnoustie.

Comienza el Open Británico con el estadounidense entre los favoritos después de tres años de ausencia y tras superar una larga lesión de espalda. Rahm y Sergio García son las bazas españolas en Carnoustie.

Publicidad

Tiger Woods el Open Británico (British, para los eruditos y los amigos del Brexit) le trae buenos recuerdos. No en balde, el norteamericano ya ha ganado tres veces el torneo y aparece hoy, a sus 42 años y 20 participaciones, como uno de los jugadores a seguir. Quizá no sea el gran favorito, pero habrá que contar con un jugador que dice: «Siento que entiendo mejor mi juego, mi cuerpo y mi swing».

Lleva Tiger tres años sin ir al British y vuelve tras recuperarse de una larga lesión de espalda. Junto con otro veterano, Phil Mickelson (48 años, 25 participaciones y un triunfo en 2013), van a pelear con la colonia de emergentes golfistas de Estados Unidos, un nutrida representación en donde se encuentran los tres últimos ganadores del torneo. Los viejos rockeros quieren dar la batalla a los más jóvenes.

Y entre ellos está Jon Rahm. El golfista de Barrika (Vizcaya) no tiene prisa. Su irrupción entre los grandes ha sido meteórica y lo que quiere es que a partir de hoy se le pase el mal sabor de boca que le dejaron sus dos actuaciones precedentes en el torneo. Es el quinto del ranking mundial, que está muy bien para su juventud, y aterriza en Carnoustie con un bagaje de dos victorias en Estados Unidos y dos en el circuito europeo.

Publicidad

Cuarto en el Masters de Augusta, el vasco se muestra confiado y asegura a Efe que «la habilidad y la experiencia ya están acumuladas para esta semana». Que nadie lo dude, porque en cuanto vea una rendija abierta por allí intentará meter la bola y romper todos los pronósticos.

Para Sergio García la situación es distinta. Siempre que llega a Carnoustie le afloran los recuerdos. Y es que en 2007 tuvo el brillo del triunfo hasta el último golpe. La presión y un mal golpe acabaron con su sueño y, el irlandés Harrington, que había comenzado los últimos dieciocho hoyos a seis golpes, se llevó el torneo. El putt de dos metros y medio no quiso entrar, la bola hizo un extraño y el desempate fue una especie de suplicio para Sergio, que a sus 27 años no encontró consuelo.

Publicidad

A partir de hoy afronta un nuevo reto en un campo, de eso se quejan los jugadores, muy duro por culpa de la sequía. Dicen los más exagerados escoceses que lleva dos meses sin llover y las calles están más rápidas que los greens, según Tiger. Un condicionante más al que acostumbrarse, en palabras de Sergio García. «Es complicado, pero no injusto. En estas condiciones, la hierba alta es mejor que las trampas de arena». Dificultades que obligaran a los favoritos, esperemos que Jon y Sergio estén entre ellos, a no cometer errores para poder disputar la lucha por la « jarra de clarete».